Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- El módulo de atención de Banamex, que operaba dentro de las instalaciones del Palacio Municipal, fue retirado, tras tres años de operación, porque no resultaba redituable mantenerlo en esta ciudad.

Juan Borges Chim, tesorero del Ayuntamiento de Bacalar, confirmó que hace unos días, la institución bancaria anunció el retiro del mismo, por el motivo antes señalado, a pesar que se le brindaron todas las facilidades posibles para su operación.

También te puede interesar: Solicitan con urgencia una sucursal bancaria

Afirmó que, “es una decisión independiente del Ayuntamiento, contaban con vigilancia policíaca, no se le cobró ningún tipo de permiso ni renta durante ese tiempo, por el contrario, estamos en gestión para la instalación de un banco en forma”, afirmó.

Indicó que incluso varias cuentas del Ayuntamiento de Bacalar estaban en ese banco, sin embargo, tomaron la decisión de retirarlo, porque para ellos no representaba las ganancias que consideraban, supuso el funcionario municipal.

Añadió que hace unos días realizó un viaje a la ciudad de México para gestionar la instalación de un banco en forma en la cabecera municipal, a través de Santander, que es donde tienen su cuenta de nómina de los empleados, “estamos en las gestiones para mejorar las condiciones bancarias en Bacalar y les estamos brindando todas las facilidades posibles para ello”, afirmó.

Nicanor Piña Ugalde, presidente del comité Bacalar Pueblo Mágico y empresario hotelero, indicó que dicho módulo prestaba servicio limitado, es decir, no respondía a la necesidad del sector empresarial, por lo que seguían viajando a Chetumal a realizar sus transacciones, a pesar de dicho módulo.

Consideró que los gobiernos en sus tres niveles, no han brindado la importancia a la necesidad que tienen los bacalarenses y turistas de contar con un servicio bancario completo y eficiente.

De acuerdo con el empresario, sólo cuentan actualmente con tres cajeros automáticos, los cuales constantemente se descomponen o carecen de efectivo, lo que afecta la actividad turística que desarrollan, porque los visitantes se trasladan a otros sitios en busca de efectivo y ya no regresan o acortan su estadía en el Pueblo Mágico.