Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- La actividad ganadera en el estado, no ha registrado daños por las inundaciones que se registraron en potreros, varios de ellos, ubicados en la zona ganadera que comprende la vía corta a Mérida.

Florencio Song Solís, presidente de la Unión Ganadera Regional (UGR), indicó que a pesar de las severas precipitaciones pluviales que se registraron el pasado fin de semana, hasta el momento no ha recibido reporte de afectación a la actividad ganadera.

También te puede interesar: Ganaderos, listos para temporada de huracanes

Dijo que tiene conocimiento que el nivel del agua subió en algunas zonas pero mantenían corriente y terminó por desalojar hacia otras áreas, lo que no causó mayores perjuicios para los productores de la entidad.

Ángel Ramírez Vázquez, ex comisariado ejidal de Chacchoben, afirmó que varios potreros quedaron dentro del agua, que obligó a varios ganaderos transportar sus animales hacia zonas altas para evitar que mueran.

Indicó que ni los habitantes ni productores estaban preparados para una precipitación de esa magnitud, pues en poco tiempo ocasionó inundaciones severas en varias partes de la comunidad, incluso dentro de algunas viviendas y en el campo.

Manrique Rodríguez Ventura, secretario de la Confederación Nacional Campesina (CNC), pidió a las autoridades visitar las comunidades que sufrieron afectación, para que reciban los recursos correspondientes, principalmente los agricultores que perdieron sus cultivos.

Indicó que en comunidades como Andrés Quintana Roo, no han llegado a evaluar los daños, lo que afectaría la economía de las familias que viven esperanzadas de sus cultivos, “todo quedó bajo agua”, indicó.

Dijo desconocer si la ganadería en el municipio de Bacalar sufrió alguna afectación a raíz de las inundaciones que registraron algunas zonas de la geografía municipal; sin embargo, aseguró que se encuentran recorriendo las comunidades rurales para gestionar los apoyos que necesitan.

Aseguró que por lo pronto, los productores están pidiendo que sean evaluados los daños que sufrieron para que puedan acceder a los recursos por siniestro.