Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- Los niños y jóvenes con inquietud artística, podrán prepararse en la Casa de la Cultura Musical que se está construyendo en la cabecera municipal, con una inversión de dos millones de pesos.

Alexander Zetina Aguiluz, presidente municipal de Bacalar, señaló que ese espacio contará con profesionales para preparar a los interesados en las diversas manifestaciones culturales como canto, danza, entre otros. Contará con dos salones, recepción, sanitarios, mobiliario, proyector, computadoras, internet e instrumentos musicales.

También te puede interesar: Ex funcionaria dañó parte de la Casa de la Cultura

Dijo que en un lapso de tres meses aproximadamente terminará la obra y empezarán con los primeros cursos básicos de violín, mandolina, guitarra y canto, donde se pretende que todos los pequeños con vocación artística participen.

Indicó que el único requisito que necesitan son ganas de aprender y en el caso de los que ya practican algún arte, perfeccionarlo, porque contarán con docentes con la preparación suficiente para encaminarlos.

Enfatizó que Bacalar es cuna de artistas reconocidos, como es el caso de Ramón Iván Suárez Caamal, creado de la letra al Himno a Quintana Roo y de Bacalar, entre otros personajes que han llevado en alto el nombre del Pueblo Mágico.

Hizo un reconocimiento a la diputada federal, Arleth Mólgora Glover, porque dichos recursos son producto de su gestión, “una que permitirá ocupar los momentos de ocio de los jóvenes para encauzarlos a actividades productivas”. Dijo.

Abimelet Meza Molina, conocido como “El Charrito de Bacalar”, fue de los que más se alegró con la noticia de ese espacio para la práctica musical, es un joven de apenas 12 años de edad que cursa el sexto grado de primaria; desde hace más de un año practica el canto de manera empírica.

Su mamá la impulsa en su sueño, que es el de convertirse en un cantante reconocido que lleve en alto el nombre de Bacalar. Ha tocado puertas en busca de una beca que le permita incursionar en el canto, pero no obtuvo respuesta.

Su traje de charro se lo regaló su padre y el sombrero es prestado, pero en cada presentación donde lo invitan a participar de manera esporádica, pone lo mejor de sí. Consideró que es la oportunidad que esperaban los artistas de Bacalar para mejorar en el arte.