Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- La comercialización de tres mil cabezas de ganado los últimos tres meses, generó pérdidas por cinco millones de pesos a los productores del estado, porque se desplomó a cinco pesos el kilogramo de res.

Florencio Song Solís, presidente de la Unión Ganadera Regional, dio a conocer que han quedado en manos de “coyotes” que adquieren a cinco pesos menos el kilogramo del animal, que representa una pérdida de más de mil pesos por cada uno, ya que cada cabeza tiene un peso aproximado entre 200 y 230 kilogramos.

También te puede interesar: Productores rematan cabezas de ganado

Dijo que esta situación se debe a que no cuentan con una subasta ganadera que sirva para regular el precio del ganado, mismo que ya solicitaron al ejecutivo estatal, a fin de que se pueda fijar un precio de comercialización.

Indicó que adicionalmente, la intensa sequía ha ocasionado grave afectación a la actividad, porque los animales han registrado pérdida de peso, ya que tiene un impacto directo en la eficiencia reproductiva del hato.

Comentó que esta situación es recuperable, pero afecta porque retrasa los procesos reproductivos y por ende, la producción de becerros del próximo ciclo, lo que cuesta directamente al productor.

El representante ganadero señaló que esta afectación se pudo evitar si se hubiera liberado a tiempo el programa Peso por Peso para la ganadería, “porque se hubiera apuntalado la alimentación y mantenido la condición corporal de los animales”.

Aseguró que el sector ganadero confía en la voluntad del gobernador del estado, Carlos Joaquín y apuesta por la implementación de programas que tengan impacto en desarrollo de la ganadería, que sean más expeditos y menos burocráticos.

En el caso del programa Peso por Peso, señaló que está en proceso de implementación de la operatividad del mismo que está retrasando que fluyan los apoyos.

Indicó que de darse esta simplificación administrativa en los procesos de apoyo, permitiría que las asociaciones puedan atender a los ganaderos del estado y se permita consolidar a la Unión Ganadera Regional, como una entidad de servicios para los ganaderos.