Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- Las banquetas con adoquín que se habían convertido en distintivo del Pueblo Mágico ubicados sobre la calle 22, terminaron bajo el pico y pala de brigadas de trabajadores de CAPA que la rompieron para reparar fugas.

Alexander Zetina Aguiluz, presidente municipal de Bacalar, se mostró contrariado por la forma en que se “tiraron” a la basura varios meses de esfuerzos para mejorar el primer cuadro de la ciudad para que en un momento acaben con la fisonomía de la zona más visitada por los turistas.

También te puede interesar: Destruyen calle recién pavimentada para reparar fuga

“Son las consecuencias del desarrollo”, comentó visiblemente molesto, tras señalar que desde hace varias semanas se encuentran construyendo banquetas, rehabilitando calles y mejorando la fisonomía del primer cuadro de la ciudad, ya que es la carta de presentación del Pueblo Mágico.

Por lo que lamentó que se tengan que abrir las calles que al final, terminan convirtiéndose en grandes baches, para lo cual se requerirá una inversión adicional para reparar esas arterias y dejarlas en las mismas condiciones.

El edil señaló que se ha brindado especial atención al primer cuadro de la ciudad, para que los turistas se lleven una buena impresión, además de la grata imagen de las bellezas naturales como la laguna y El Fuerte, que sirvan de recomendación a futuros visitantes.

Claudia Ortegón Cámara, comerciante establecida en el primer cuadro de la ciudad, lamentó que se tenga que romper la banqueta que caracterizaba al Pueblo Mágico, “es una lástima porque aunque se parche, ya no va a quedar igual”, dijo.

Sugirió que se reparen todas las tuberías antes que se pavimente o construyan banquetas como está sucediendo sobre la avenida siete, “es cierto que mejoran la imagen de la ciudad, pero de nada sirve si al poco tiempo viene Capa y lo destapa”, señaló.

Dijo que en la colonia cinco de Mayo, está sucediendo lo mismo con la introducción del drenaje sanitario, “es un desperdicio de recursos, porque por un lado se pavimenta y mejora la imagen de la ciudad y se vuelve a destruir, cuál es el chiste entonces”, cuestionó.