Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- El turismo que disfrutó sus vacaciones en Bacalar, comenzó su retorno este fin de semana, por el inicio de clases lunes, se espera que a partir de mañana alcance su nivel normal que es del 30%.

Felipe de Jesús Castro Gómez, presidente del comité de administración del balneario ejidal “Mágico Bacalar”, señaló que fue una de las temporadas vacacionales con alta afluencia, principalmente la Semana Mayor, que ingresaron alrededor de mil 400 personas al día.

También te puede interesar: Mejoran la imagen de parador turístico en Bacalar

La semana que recién culmina, disminuyó aproximadamente a 900 bañistas por día y se espera que a partir de este lunes, se mantenga una afluencia de visitantes entre 100 y 150 diaria, con ligero repunte los fines de semana de 200 a 300 personas diariamente.

Indicó que la temporada vacacional de Semana Santa, representó una oxigenación para la actividad turística en la cabecera municipal, ya que vienen saliendo de una temporada baja, aunque comparó con años anteriores, en que la afluencia ha incrementado aún en períodos de clases.

Subrayó que durante los días de asueto, es el turismo nacional el que predomina, pero en temporada baja, los visitantes extranjeros son quienes mantienen la actividad turística en el Pueblo Mágico, aunque representan aproximadamente el 30%.

Linda Argáez Calderón, presidenta de la Asociación de Hoteles y Restaurantes de Bacalar, señaló que la ocupación hotelera se mantuvo al 80% este fin de semana, aunque esperan que a partir de este domingo por la tarde las habitaciones se comiencen a desocupar.

Consideró que es una situación normal, tomando en consideración que la inmensa mayoría de turistas que disfrutaron en Bacalar el período vacacional son nacionales y retornan con anticipación a sus lugares de origen por el inicio de clases.

Los paseos en lancha, uno de los servicios de recreación más demandados en el destino, registraron actividad en un 70%, lo que consideraron normal los prestadores de servicios náuticos, tomando en consideración que acabaron los días de intensa actividad que fue durante el inicio del período vacacional.