Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- Los operadores del sindicato de taxistas de Bacalar viven difícil situación junto con sus familias porque a ocho meses que solicitaron incremento a las tarifas no han recibido autorización por parte de la Sintra.

Jair Ramírez Dzib, secretario general de dicha agrupación, recordó que en enero presentó una solicitud de incremento del 25% a la tarifa actual que es de 15 pesos la dejada más cercana, en el primer cuadro de la ciudad, lo que es menor al precio de un litro de combustible.

También te puede interesar: ¡Sin fecha! para el incremento de tarifas de taxis en Bacalar

Indicó que en febrero pasado volvió a ratificar la solicitud, pero a seis meses de ello no ha recibido autorización por parte de la Secretaría de Infraestructura y Transporte (Sintra), lo que mantiene entre la espada y la pared a los operadores y socios.

Por un lado, los operadores cada día llevan menos sustento a sus familias porque las tarifas son las mismas de hace cuatro años, a pesar que el incremento al combustible y refacciones ha subido de manera considerable esos años y por parte de los socios tampoco pueden pedir mejores liquidaciones, por el mismo motivo.

Dijo que esta situación está “asfixiando” la economía de las familias que viven de esta actividad, “no hay para cuándo a pesar de la situación diaria que vivimos”, consideró que terminarán el año con el mismo tarifario.

Reyna Caamal Mukul, vecina de la colonia Benito Juárez, indicó que aunque están conscientes que la tarifa que deben cobrar es de 15 pesos, por lo general pagan 17, dentro de la ciudad, porque dijo estar consciente de la difícil situación que atraviesan los taxistas de Bacalar.

“Desconozco si es la tarifa más baja que se cobra en el estado, lo que si sabemos perfectamente, porque mi vecino es “martillo de taxi, es están viviendo una difícil situación que sólo mejora un poco en temporada vacacional por hay mucho turista”.

Señaló que un incremento de tarifa lesionaría también la economía de los usuarios, pero consideró que no es justo que las familias que dependen de esa actividad estén pasando penurias por la falta de un tarifario justo.