Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- Al menos 50 terrenos baldíos en la colonia Nuevo Progreso, están causando problemas a los vecinos, porque se encuentran enmontados y malvivientes lo utilizan de refugio o son nido de alimañas, por lo que amenazaron con ocuparlos.

Tomasa Martínez Velázquez, vecina de dicho asentamiento, afirmó que los vecinos han acordado invadir las propiedades que rodean la colonia, las cuales calcularon en más de 50, porque se han convertido en un serio peligro para sus familias.

También te puede interesar: Convierten un lote baldío en un jardín botánico en Bacala

“Son grandes extensiones de monte, en algunos casos ocupados por pequeñas chozas que ocupan los malvivientes para refugiarse a consumir bebidas embriagantes, para drogarse o para ocultarse después de cometer alguna fechoría. Es donde transitan nuestros hijos”, enfatizó.

Indicó que la periferia de esa colonia se encuentra semihabitada, porque las familias tienen temor de hacerlo en virtud de que se encuentran rodeados de enormes terrenos abandonados y la mayoría sin cercar.

Dijo que es constante observar personas extrañas ingiriendo todo tipo de enervantes o tirados en medio de la vegetación o las pequeñas chozas. Varias de esas construcciones son de material que lucen abandonadas y que se han convertido en verdaderos nidos de malvivientes.

“Hace unos meses una de las vecinas se apropió de un terreno cercado y de manera inmediata apareció el dueño y es lo que vamos a hacer, vamos a invadir esas propiedades para ver si así aparecen los dueños, porque hay mucha gente necesitada que requiere un espacio para vivir y esos permanecen abandonados”, enfatizó.

Micaela Ramos Pech, indicó que cuando es temporada de lluvias, los habitantes sufren por la presencia intensa de moscos, porque esos terrenos son potenciales criaderos de vectores y “de nada sirve que nos deshagamos de nuestros cacharros si se crían en los terrenos baldíos”, indicó.

Destacó que los caminos que conducen a las viviendas son reducidas brechas por donde no ingresan las patrullas y “es lo que aprovechan las personas para apropiarse de esos terrenos baldíos para consumir sus drogas”, señalaron los vecinos.