Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- Los agricultores del municipio de Bacalar, pidieron instalación de depósitos de envases químicos que utilizan en sus milpas, porque terminan en los tiraderos a cielo abierto o son incinerados. Calculan seis toneladas al año.

Ángel Ramírez Vázquez, comisariado ejidal de la comunidad de Chacchoben, dijo que las aproximadamente 300 familias de esa localidad se dedican a la agricultura y todos utilizan cantidades variantes de insecticidas y fertilizantes en sus cultivos.

También te puede interesar: Recolectan toneladas de envaces vacíos de agroquímicos

A pesar de ello, los envases los tiran en cualquier rincón de sus parcelas o los incineran, porque no conocen algún otro tipo de tratamiento que le deben brindar a esos depósitos de productos químicos.

Dijo que tiene conocimiento que deben recibir un tratamiento para evitar contaminación al manto freático o al medio ambiente, pero no cuentan con depósitos especiales, por lo que para ellos es normal deshacerse de esta manera.

De acuerdo con Amocali, Asociación Civil, que se encarga de la recolección de estos desperdicios químicos en todo el estado, alrededor de seis toneladas de frascos se utilizan al año en las actividades agrícolas en Bacalar, de los cuales sólo un 10% se recuperan, es decir, más de cinco toneladasse acumulan cada año en las parcelas.

Estudios de la Universidad Nacional Autónoma de México, han determinado que la filtración de plaguicidas al subsuelo está cambiando la coloración del agua de la laguna de Bacalar a verdoso, aunado a las actividades turísticas que se practican sin control adecuado.

Luisa Falcón Álvarez, investigadora titular del Laboratorio de Ecología Bacteriana de esa máxima casa de estudios, manifestó su preocupación por la disminución en la calidad del agua de la Laguna de los Siete Colores, principalmente en la zona que colinda con la mancha urbana.

Dijo que este cambio en las tonalidades del cuerpo lagunar, se puede observar con mayor claridad en temporada de lluvias, por lo que consideró urgente el establecimiento de políticas públicas encaminadas a proteger la cuenca lagunar.