Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- Los usuarios de las unidades de transporte público que se dirigen a las comunidades rurales, manifestaron temor, porque los choferes cargan combustible con pasajeros a bordo y transportan bidones con gasolina.

Herminia Balam Ek, habitante de la comunidad de Blanca Flor, señaló que es común que los operadores carguen gasolina con pasaje abordo o en muchos de los casos transportan el material inflamable en la parte trasera de las combis o en los compartimentos de maletas de los autobuses.

También te puede interesar: Aumento en precio de combustibles afecta a ganaderos

Dijo que en más de una ocasión ha discutido con los operadores, porque no reparan que a bordo llevan familias enteras, “son personas inconscientes que si les reclamas te dicen, si no le gusta, bájese”, afirmó.

Indicó que en varias localidades rurales existen expendios clandestinos de combustible y para adquirirlo, contratan a los operadores que cubren esas rutas, “pero lo hacen sin ninguna medida y no queremos pensar que un día suceda una desgracia”, afirmó.

Hizo un llamado a las autoridades competentes para evitar alguna desgracia, ya que dijo, se ha convertido en una práctica, porque hasta ahora no ha sucedido ninguna tragedia, pero para qué esperar que se ahogue el niño para tapar el pozo”, dijo.

Juan Ramón Tun Rosado, delegado de la Secretaría de Infraestructura y Transporte (Sintra), admitió que han sorprendido operadores con estas prácticas, en base a denuncias de los mismos usuarios, por lo que han sido sancionados conforme a la Ley de Transporte, aunque aseguró que es una práctica no muy común.

No obstante, aseguró que dentro de las revisiones que realizan a las unidades de transporte público, además de garantizar que cuenten con seguro de cobertura amplia para viajero, también nos aseguramos que no transporten ningún tipo de material inflamable, afirmó.

Dijo que en caso de sorprender a alguna persona transportando combustible, se le puede aplicar sanciones que van de los 200 a los 800 UMA´S (Unidad de Medida y Actualización), es decir, entre 16 mil y 64 mil pesos.