Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- Del 2012 al 2016, el crecimiento de producción agrícola en Quintana Roo, creció casi un millón y medio de pesos; en el sector pecuario, 236 millones de pesos; y pesquero, un millón de pesos.

Según datos recabados por la Secretaría de Agricultura Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) mediante el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), la evolución del valor de producción por subsector dado en Millones De Pesos (MDP), es positivo y en crecimiento.

También te puede interesar: Contratarán agentes para fortalecer al campo en Q. Roo

En materia agrícola, desde el año 2012 el crecimiento  fue de mil 640 millones de pesos a mil 942 en 2016; en el sector Pecuario desde el año 2012 el crecimiento fue de 638 a 874 millones de pesos en el año 2016 y en el sector pesquero el crecimiento pasó de 173 a 174 millones de pesos en el mismo lapso de tiempo.

La dependencia federal, señaló que Quintana Roo aporta al valor nacional de la producción dos mil 990 millones de pesos y al volumen de producción nacional un millón 745 mil 619 toneladas.

Según la Infografía Agroalimentaria 2017, mil 942 millones de pesos corresponden a materia agrícola, 874 millones de pesos corresponden a materia pecuaria y 174 millones de pesos en el sector pesquero, para el caso del volumen de producción aporta un millón 721 mil 628 toneladas en materia agrícola, 20 mil 184 toneladas en materia pecuaria y 3 mil 807 toneladas en el sector pesquero.

El delegado de la Sagarpa, César Armando Rosales Cancino, señaló que la actividad agropecuaria y pesquera de Quintana Roo se traduce en una extraordinaria oferta de bienes muy apreciados en los distintos mercados regionales del interior del país y en otros localizados en latitudes internacionales.

De acuerdo con el funcionario, los resultados, son evidencia de la vocación productiva de Quintana Roo, pero al mismo tiempo dan pauta para delinear las estrategias y acciones que fortalezcan el quehacer agroalimentario local, eleven la productividad y competitividad, e impulsen el desarrollo rural y en consecuencia mejoren el nivel de vida de quienes con tesón día a día generan los alimentos en nuestro país.