Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- Los restaurantes, hoteles y otros negocios fijos de la entidad, son sujetos a supervisión por parte de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), para asegurar las condiciones de higiene que funcionan previo a la temporada vacacional.

Miguel Pino Murillo, director general de la dependencia, aseguró que pondrán especial énfasis en los establecimientos de venta de mariscos así como restaurantes y hoteles con la modalidad todo incluido, para verificar el manejo adecuado de los alimentos y evitar que se encuentren insalubres y pueda ocasionar algún tipo de enfermedad o infección a los visitantes.

También te puede interesar: Capacitan a pequeños empresarios en normas de higiene

Indicó que en algunos municipios, la dirección de Protección contra Riesgo Sanitario, lleva a cabo esta tarea de manera mensual como el caso de Bacalar donde supervisan entre 90 y 110 negocios este tipo de manera periódica, para garantizar higiene en el manejo de alimentos.

Subrayó que en el caso de los hoteles, constatan que exista una adecuada purificación del agua, se encuentre limpio y cumpla con acciones de fumigación para evitar contaminación y fauna nociva.

Mientras que en el caso de los restaurantes, la revisión es más minuciosa, sobre todo en el manejo de alimentos y su exposición, que puede ocasionar descomposición, sobre todo porque es temporada de mucho calor.

Bertha Tavera Rosales, coordinadora de Salud Municipal, indicó que cuentan con un padrón de aproximadamente 300 negocios del giro de expendio de alimentos, los cuales reciben verificación periódica, para garantizar que adopten acciones de higiene y adecuado manejo de alimentos.

Indicó que al año, se les imparte cursos de capacitación a todos los integrantes de un negocio de este giro, porque cada uno de ellos tiene una función precisa y el intercambiar puede ocasionar contaminación del producto.

El director ejemplificó con el caso de la persona que despacha y la que cobra, o la que lava los trastes y al mismo tiempo despacha, “por eso la capacitación es para todos y no sólo a los propietarios, porque nos interesa que los conocimientos lleguen a las personas que mantienen contacto directo con los alimentos”, subrayó.