Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- Los habitantes de la comunidad de Melchor Ocampo, pidieron la reparación de la carretera que comunica con la cabecera municipal, porque con las pasadas lluvias se formaron enormes grietas que ponen en riesgo la vida de conductores.

Lázaro López Cortés, habitante de esa localidad, indicó que las grietas son profundas y de más de 15 centímetros de apertura, que pueden "atrapar" las llantas de motocicletas o sacar de la carretera a motociclistas, principalmente por las noches, porque no se observan a simple vista.

También te puede interesar: Acuerdan rehabilitar carretera deslavada por inundación

Consideró que la mala calidad de los materiales utilizados, pudo ser la causa de que se abran dichos canales, porque quedó a la vista la delgada capa de asfalto que se le colocó en su momento, que no resistió las corrientes de agua.

Dijo que las grietas asemejan enormes serpientes que se confunden con una sombra, lo que incrementa el peligro para los motociclistas, principalmente.

“Hasta el momento no ha sucedido algún accidente, pero no queremos que ocurra para poder alzar la voz”, dijo.

Afirmó que la mayoría de los vehículos que transitan en las comunidades cercanas son motocicletas, sobre todo por los campesinos que se dirigen a sus parcelas y utilizan esa vía, por lo que temió por la seguridad de los mismos.

Sheyla Cantú Rosales, vecina de esa localidad, indicó que su esposo sufrió un accidente en su vehículo cuando quiso sortear una de esas veredas profundas sobre el pavimento y se salió de la cinta asfáltica, lo que le ocasionó golpes en el cuerpo y daños en la unidad.

Comentó que transitan por esa zona vehículos de pasaje y aunque la mayoría conoce las condiciones de la carretera, siempre están expuestos a algún accidente, ya que las grietas siguen apareciendo. Los moradores hicieron un llamado a la Secretaría de Infraestructura y Transporte (Sintra) para que contemplen la rehabilitación.

En las mismas condiciones se encuentra el tramo que comprende de Altos de Sevilla a Río Escondido, que sufrió considerables aperturas sobre el asfalto, que se sumaron a los baches, a raíz de las lluvias copiosas que se registraron a mediados del mes pasado.