Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- Un grupo de ciudadanos de Bacalar, está circulando un oficio entre los lancheros que brindan paseos en el cuerpo lagunar y particulares, para que respeten las zonas donde nadan los bañistas porque pueden ocasionar algún accidente.

De acuerdo con los organizadores, quienes prefirieron omitir sus nombres, lo hacen en representación de la ciudadanía con el único propósito de garantizar la seguridad de los miles de bañistas y locales que disfrutan de la laguna de Bacalar.

También te puede interesar: ¡Cuidado! Antes de entrar a la laguna checa si no hay ‘tráfico’

“Estamos realmente en riesgo, ya no se puede nadar en ningún lado tranquilos”, señala el escrito que darán a firma a los lancheros y posteriormente entregarán a la Administración Portuaria Integral (Apiqroo) y Capitanía de Puerto, para reafirmar el compromiso de los náuticos.

“Estamos realmente en riesgo, ya no se puede nadar en ningún lado tranquilos”

“Los nadadores de la laguna de Bacalar, les solicitamos amablemente pudieran respetar la zona poblada y de mayor densidad humana en el pueblo de Bacalar, pasan muy cerca de las orillas a velocidades altas, generando olas y es realmente peligroso: todo el tiempo hay pequeños accidentes como golpes contra los muelles tanto de adultos como de niños”, señala el oficio.

Solicitaron que solo se acerquen a las orillas a recoger a los pasajeros y luego naveguen lejos de las mismas, y que ya no sea zona de paso el canal que pasa por algunos hoteles, ya que “es muy peligroso realmente y nada necesario ya que pueden continuar la navegación por fuera y mostrar los cenotes esmeralda y cocalitos sin ningún tipo de inconveniente”.

Los ciudadanos optaron por exhortar a los lancheros de esta manera, en virtud de que consideraron que se encuentran en riesgo miles de turistas que llegan al destino, los cuales se están quejando esta situación.

Bañistas provenientes de diversas entidades del país que se encuentran de vacaciones en el Pueblo Mágico, han manifestado su preocupación por las altas velocidades que transitan las embarcaciones en las orillas, donde los bañistas disfrutan de las aguas de la laguna.