Stephani Blanco/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Reciclando Basura por Alimentos, uno de los programas sociales insignias de la administración de Roberto Borge Angulo, ex gobernador de Quintana Roo, recibió 51 millones 434 mil 568 pesos durante cuatro años a través de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedeso), recursos de los que que la nueva administración no tiene rastro.

 También te puede interesar: Pequeños negocios serán capacitados para evitar que cierren

De acuerdo con la Unidad de Transparencia de la Sedeso, durante cuatro años entregaron a través de la dependencia estatal un presupuesto para este programa con la finalidad de beneficiar a la población de más escasos recursos , y consistía en intercambiar basura por alimentos, sin embargo la Dirección Administrativa  de esta nueva administración no cuenta con información sobre el número de eventos, el total de basura recibida, ni de alimentos entregados cada año, pese a que cada jornada, el gobierno anterior se elogiaba por la nutrida participación y el número de alimentos entregados.

El detalle con el que cuentan en los registros fiscales es el recurso económico ejercido que empezó en 2013 cuando el programa recibió la primera partida por cuatro millones 578 mil 113 pesos, aunque cada año fueron incrementando los recursos y fue para 2015 que recibieron la mayor cantidad de 25 millones 970 mil 99 pesos, y de acuerdo con la Unidad de Transparencia ni siquiera hay una lista de cada uno de los productos entregados. 

Al entrar la nueva administración la Sedeso notificó a la Secretaría de Gestión Pública las anomalías encontradas en los programas sociales, que estaban dirigidos a personas de escasos recursos.

En 2016 en el último año de gobierno de la pasada administración ejercieron ocho millones 831 mil 461 pesos para el programa.

El programa consistía en que la gente llevara basura reciclable como Pet, Cartón, Papel, Vidrio , Aluminio, por mencionar algunos, y los kilos los intercambiaban por “Beto Bonos”, con ellos accedían a los alimentos de la canasta básica para armar una despensa en el “Mercado del Bienestar” que se instalaba en el mismo sitio, la mayoría de las veces en domos.