Stephani Blanco/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Van cinco conciliaciones que la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) ha realizado a favor de los consumidores, durante el Buen Fin que arrancó el 17 de noviembre.

El motivo de las reclamaciones es por no respetar las promociones exhibidas a los consumidores, ya que argumenta el proveedor que ya no está el producto o vigente la promoción, lo que no es válido ya que al poner en la publicidad que es por el Buen Fin deben respetar los cuatro días que dura el programa, mencionó José Gamaliel Canto Cambranis, delegado federal de la Profeco.

También te puede interesar: ¡Entérate! El Buen Fin reactiva la economía en Playa

“Son siete mil 318 pesos lo que han recuperado y sin ninguna sanción a los establecimientos”, mencionó.

Desde el viernes arrancó el operativo y son 19 asesorías adicionales que la Profeco ha otorgado a los consumidores en las plazas de Cancún, con la finalidad de que conozcan los servicios y el respaldo que tienen.

La jornada ha sido tranquila; sin embargo, los consumidores pueden realizar una queja en los siguientes días y la dependencia federal está en el derecho de realizar una visita de verificación en caso de detectar alguna irregularidad en cuestión de precios o irregularidades en los productos o servicios.

“Lo que buscamos hacer durante el fin de semana que dura el programa es realizar una conciliación inmediata entre el cliente y el proveedor para no llegar a una denuncia o queja “, explicó Canto Cambranis.

La séptima edición del Buen Fin finaliza hoy, y de acuerdo con la Cámara Nacional de Comercio y Servicios (Canaco-Servytur) fueron 500 establecimientos los que realizaron el registro para sumarse al fin de semana más barato del año en Cancún, la mayoría en plaza comerciales y tiendas de autoservicio que además ofrecen meses sin intereses.

En el caso de Playa del Carmen, la Profeco ha recuperado a favor de los consumidores dos mil 80 pesos en tres conciliaciones inmediatas que han practicado.

La recomendación de la Canaco fue que no adquirieran productos si no los requerían para no verse afectados más adelante con los pagos.