Claudia Olavarría/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- El actuario Benjamín Colín León, no pudo cumplir la inspección del Juzgado Séptimo de Distrito para verificar que las cajas de seguridad de ocho clientes de la empresa First National Security (FNS) no hayan sido violadas, porque el ministerio público a cargo de las investigaciones en el local 16-A de Plaza América no le permitió hacer su labor pretextando mucho trabajo para atenderlo.

Uno de los clientes, de nacionalidad extranjera, acusó al gobierno mexicano de secuestro, toda vez que personal de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido), no les entrega sus bienes y valores, entre ellos, documentación personal como sus pasaportes.

También te puede interesar: Afectados de cajas consideran demandar a PGR

Al mediodía de ayer, abogados de ocho de los afectados por el aseguramiento del inmueble de FNS, por parte de la Seido se presentaron en Plaza América con la intención de entrar a la bóveda donde se encuentran las cajas de seguridad, para verificar el estado que guardan las mismas.

“Solo esperamos nos otorguen las facilidades, venimos de un juzgado federal con los quejosos de amparos en trámite”, indicó Colín León a los marinos que resguardan el lugar.

Después de varios minutos le dieron acceso al actuario, quien poco después regresó para informar que no se le había permitido el acceso y por seguridad propia y para que la autoridad federal no tomara represalias, dijo que daría cuenta al juez, mientras que los abogados pueden hacer lo propio en los amparos respectivos sobre la diligencia y será el juzgador quien tome las medidas correspondientes.

Los litigantes solicitaron la identificación de los marinos y policías estatales ahí presentes para sentar los datos en las actas y les sean fincadas responsabilidades por impedir el acceso al lugar, y asentarán en el documento que la Seido sigue en desacato, y la negativa es porque las cajas han sido violadas.