La construcción de casas está generando complicaciones, debido a la falta de drenaje pluvial.

A menudo escuchamos que la construcción de casas en Yucatán está generando complicaciones, debido a la falta de drenaje pluvial. Las fuentes de aguas residuales se dividen en dos: puntuales y no puntuales. Las fuentes puntuales incluyen las aguas residuales domésticas y los afluentes industriales. Los afluentes industriales que son uno de los principales componentes de este grupo se subdividen en: industria química, farmacéutica, metalúrgica, petrolera y minera. Las fuentes no puntuales son de naturaleza variada y generalmente son corrientes de agua y éstas se dividen en fuentes agrícolas, las fuentes atmosféricas (las lluvias) y urbanas que incluyen la recolección de agua de las alcantarillas o desagües de las ciudades.

En muchas partes del mundo, el vertido de agua no tratada o subtratada se ha convertido en responsable de muchas enfermedades y problemas de salud. Debido a que las descargas de aguas residuales generan la contaminación del agua, los peces y otras criaturas marinas mueren, afectando indirectamente la salud humana. Es probable que las aguas residuales contengan materias orgánicas, compuestos de nitrógeno y fósforo, patógenos, aceites y grasas, metales pesados y muchos otros productos químicos tóxicos, dependiendo de la fuente. 

Se han realizado muchos estudios para conocer el impacto de las aguas residuales en el medio ambiente, lo que indica que el agua residual que se libera en los océanos o ríos puede ser una gran preocupación para la salud humana y el equilibrio ecológico. Las aguas residuales que están llenas de sustancias químicas complejas pueden generar disminución en el nivel de oxígeno en las fuentes de agua naturales y, por lo tanto, causar un cambio drástico en la vida acuática. También existen efectos muy graves en la salud humana. Si las aguas residuales no tratadas contaminan el sistema de agua potable, se convierten en una grave preocupación por la gran cantidad de enfermedades que pueden provocar debido a los patógenos y otros productos químicos tóxicos. Por lo tanto, el tratamiento de aguas residuales es imprescindible para mejorar la salud pública además de evitar otros efectos. Lo que sí es seguro es que ninguna autoridad municipal o estatal se han echado el boleto de construir un drenaje en Mérida, esta situación se sustituye en la actualidad con las llamadas fosas sépticas, de la cuales muchas presentan problemas en su manejo; esperemos a ver quién logra que la capital yucateca tenga su drenaje y disminuyamos la contaminación del acuífero.