Adrián Barreto/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.- Aunque son diversos factores los que amenazan la estabilidad turística y social, Cancún y la Riviera Maya pierden en promedio 5.8 y 1.2 metros de playa anual, respectivamente, lo que los coloca como los destinos más endebles ante el cambio climático y por lo que se proyectaron diversas estrategias para afrontar estos efectos.

Lo anterior se desprende del Estudio de Vulnerabilidad y Programas de Adaptación ante la Variabilidad Climática y el Cambio Climático que realizó la Secretaría de Turismo (Sectur), inicialmente a 10 destinos turísticos de sol y playa, que incluyó a Playa del Carmen y Cancún.

También te puede interesar: Puerto Cancún frenará la erosión

Jerónimo Ramos Sáenz Pardo, director general de ordenamiento turístico sustentable de la Secretaría de Turismo, adelantó que por la importancia turística del Caribe mexicano, pero por la urgencia de analizar y resolver su vulnerabilidad, en este cierre de año se suman a este estudio Holbox y Bacalar.

Aunque se han publicado únicamente los resultados de 10 destinos, el estudio ya se hizo en 20 y en 2018 deben estar otros cinco, entre los que se incluyen los dos destinos de Quintana Roo, con el fin de medir el impacto del hombre en el deterioro de las playas, los impactos en las cuencas, la vulnerabilidad ante fenómenos hidrometeorológicos, el incremento del nivel de mar y del calor.

“No solo es el diagnóstico, se tienen que hacer todas las políticas públicas para resolver ese diagnóstico, y para eso se debe hacer una instalación de un comité que dé seguimiento al diagnóstico que ya tiene la instrumentación de qué hacer y cómo, y ahí deben estar representados los municipios, la Sedetur, el sector académico y medioambientales, pero para atender el ámbito turístico”, dijo Sáenz Pardo.

El documento concluye que para la adaptación al cambio climático y la gestión integral del riesgo, es fundamental fortalecer las capacidades de las autoridades municipales para lograr articular políticas e instituciones, así como los instrumentos necesarios para desarrollar la resiliencia del municipio, de la sociedad y de los sectores económicos, especialmente el turismo.