Octavio Martínez/SIPSE
CANCÚN, Quintana Roo.- El cambio climático, junto con el imparable desarrollo inmobiliario, son los principales factores que ponen en riesgo la preservación de las abejas, especie que juega un papel importante no sólo en el ecosistema local, también en el mundial.

Aniceto Caamal Cocom, ambientalista playense y miembro de la Fundación Melipona Maya, comentó en la víspera del Día Mundial de las Abejas,  que el riesgo a futuro es que conforme transcurra el tiempo, disminuirá su presencia en puntos donde aún existen en gran cantidad, como la zona maya.

También te puede interesar: Anualmente se pierde hasta un 30% de las colmenas en Chetumal

“El cambio climático es lo que está afectando, en estas temporadas las sequías duran más tiempo, eso viene sucediendo desde hace como cinco años, las temporadas de lluvia son más escasas y eso se debe a este fenómeno. Entonces lo que ocurre es que las temporadas de floración duran menos y por ende hay menor producción, menor alimento para las abejas”, sostuvo Caamal Cocom.

La Federación Internacional de Asociaciones de Apicultura, declaró
el Día Mundial de las Abejas. (Octavio Martínez/SIPSE)

En la Península de Yucatán hay 16 especies, importantes porque se practica la apicultura con ellas y es precisamente esta actividad la que se ve perjudicada con los estragos del clima. Caamal Cocom recordó que en la zona maya de Tulum, el año pasado hubo un promedio de producción de 160 toneladas de miel, de diciembre a junio pasado; este año, en ese mismo lapso llevan alrededor de 80 toneladas.

En la página gob.mx se informa que el 20 de mayo fue declarado por la Federación Internacional de Asociaciones de Apicultura, el Día Mundial de las Abejas, que se celebra en muchos países con el objetivo de divulgar la importancia de éstas y sus beneficios.

En el artículo destaca que la especie no sólo es importante por el valor económico que trae por medio de la apicultura, sino fundamental para un equilibrio del medio ambiente, ya que las abejas al obtener el alimento de las flores fomentan en las plantas la capacidad de fecundarse.

En la Península de Yucatán la especie que es mayormente criada es la Apis melifera, aunque está la abeja nativa, la melipona, la cual es reproducida desde épocas prehispánicas.