Enrique Mena/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- No quieren a una maestra en Xcalak porque maltrata a estudiantes. El trato que tiene una docente de la escuela telesecundaria Othón P. Blanco en la comunidad costera con sus alumnos no convence a los padres de familia quienes se manifestaron en la SEQ en Chetumal, para exigir a más autoridades que no la manden a dar clases.

Señalan que probablemente la maestra tenga algún padecimiento médico, esquizofrenia o bipolaridad; el próximo 20 de agosto, fecha en que inician las clases, no le permitirán la entrada al plantel educativo, porque temen maltrato a los 22 estudiantes.

También te puede interesar: Ven esperanza con AMLO para revirar la Reforma Educativa

Mariana Beltrán Yam, madre de un estudiante de ese centro escolar, explica que en 2017 lograron que las autoridades educativas cesaran temporalmente a la docente Elsy Acevedo Rodríguez de sus funciones por ciertas irregularidades.

“Me entere que esta maestra estaba maltratando a los niños y que está enferma, está empezando este ciclo escolar y nos mandan a la misma maestra, yo no estoy de acuerdo, no queremos que regrese por miedo, que maltrate psicológicamente a nuestros niños”, dijo la madre de familia.

Ayer, un grupo de cinco padres de familia de la localidad de Xcalak, en representación de los 17 que son en total, acudieron a las instalaciones de la Secretaría de Educación de Quintana Roo (SEQ), para solicitar el cambio de docente, de lo contrario cerrarán la puerta principal para prohibirle el acceso.

A través de un oficio, con fecha 14 de agosto de 2018, dirigido a quien corresponda, los padres de familia manifiestan su inconformidad y rechazo a la asignación de la, como docente en la escuela ya que el ciclo pasado enfrentaron muchas situaciones desagradables y actitudes reprobables de la maestra hacia los alumnos.

No entienden la razón por la que las autoridades educativas se empeñan en asignar una profesora que ya demostró no tener las condiciones de estar frente a un grupo.

Señalan que la docente tiene cambios repentinos de humor y arranques de ira espontáneos, carecer de profesionalismo y la paciencia necesaria para atender a los alumnos.

Dicho documento cuenta con 17 firmas el frente y en la parte posterior, de los padres de familia inconformes con la situación mencionada.