Eva Murillo/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- En un mes, dos ejemplares de cocodrilo fueron extraídos de la Reserva Estatal Laguna Manatí, ubicada dentro del municipio Benito Juárez, lo que hace prioritario un monitoreo real del número de este tipo de animales que habitan en el área, reconoció Gonzalo Aldana, Jefe de departamento del Instituto de Biodiversidad y Áreas Naturales Protegidas del estado de Quintana Roo.

En Cancún dos comités ciudadanos se encargan de cuidar y limpiar el Sistema Lagunar Chacmuchuch y la Laguna Manatí, los cuales quedaron conformados este año y trabajan en coordinación con el Instituto, pues éste tiene la finalidad de fomentar el uso sustentable de los recursos naturales procurando el cuidado de la fauna y biodiversidad del Estado.

También te puede interesar: Van por financiamiento mundial contra recale de sargazo

Luego de que la Laguna Manatí fue saneada, al retirar la basura que permanecía dentro del área protegida, los cocodrilos quedaron más visibles y resultan a atractivos para la captura ilegal.

En el transcurso del mes pasado, dos cocodrilos, en diferentes días, fueron sustraídos de su habitad por personas desconocidas, que aprovechando la noche los subieron a un vehículo sin placas.

Las autoridades ambientales desconocen el final que tuvieron los animales, si fueron capturados para usarlos como alimento, venderlos vivos o comercializar sus partes, sin embargo la pérdida en cuestiones de biodiversidad es incuantificable, comentó Gonzalo Aldana.

A pesar de la amenaza que los humanos representan para la especie en la zona que colinda con la colonia Lombardo Toledano, se cree que existe sobrepoblación de reptiles, pues han sido vistos en el canal que pasa a unos metros de la vivienda, comentó el funcionario estatal.

Los cocodrilos que habitan en las dos reservas estatales no han sido tomados en cuenta en los monitoreos nacionales de la especie, por lo que promoverán que para el siguiente año entren en el censo y poder saber el número de población existente.

De no lograr ingresarlos al censo del país, el Instituto impulsará uno a nivel estatal, ya que los cálculos de población no están sustentadas en estudios reales.

Durante el día, se han llegado a observar hasta seis reptiles, por lo que calculan que la población existente sea por lo menos del doble a esa cantidad.

“A nivel nacional las poblaciones se están recuperando, en Manatí y Chacmochuc no están dentro de las zonas de monitoreo, es importante que estas áreas que están en contacto con las áreas urbanas pudieran estar dentro de los sitios de monitoreos”, dijo.

En cuanto al Sistema Lagunas Chacmuchuch, las poblaciones de cocodrilos están estables y quizá con algo de sobrepoblación, detalló.

Taller de manejo de cocodrilos en la Unicaribe 

Por la cercanía que la Universidad del Caribe (Unicaribe) tiene con zonas en donde habitan cocodrilos, alumnos de la institución educativa recibieron un taller sobre como cohabitar sin afectarlos.

Gonzalo Merediz Alonso, director general de la asociación civil Amigos de Sian Ka'an, fue el encargado de dar la plática, pues en la reserva ecológica que ayudan a preservar tienen contabilizados 700 reptiles.

En caso de existir un encuentro más cercano con los alumnos la posibilidad de un accidente aumenta

El curso se trató de la interacción con la especie y monitoreo, porque la población estudiantil está en contacto permanente con los cocodrilos al tener su habitad a unos metros de distancia.

Hace unas semanas un cocodrilo que habitaba en un área lodosa usada para actividades escolares, fue reubicado en la laguna de la misma casa de estudios, para evitar un accidente entre el animal y los alumnos.

La principal recomendación fue que no los alimentaran, pues eso hará que los animales salgan y pierdan la timidez de acercarse a los humanos, a quienes no verá como alimento, sino como fuente de comida y en caso de existir un encuentro más cercano con los alumnos la posibilidad de un accidente aumenta.

Son cerca de 30 cocodrilos los registrados en la laguna vecina de la Unicaribe, y se espera que con lo aprendido en el taller los estudiantes ayuden a realizar un monitoreo a distancia a base de observación.

En mayo pasado, Javier Carballar Osorio de la Asociación Civil Onca Maya, reveló que la población de cocodrilos de la Laguna Nichupté está descuidada y además va en decremento, además de que la posibilidad de pesca furtiva en la zona es latente pues hay sitios en donde las poblaciones de animales desaparecieron.