Stephani Blanco/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- “ Las empresas se arriesgan, se juegan la emisión de facturas apócrifas, mientras que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) combate la actividad”. Sin embargo, al año detectan más de nueve mil facturas apócrifas en el país.

La práctica sigue siendo común por empresas “fantasma” que burlan a la ley, pese a las medidas que ha tomado y que pueden terminar con cárcel para quienes hacen actividades simuladas, explicó Pablo Gutiérrez Lagunas, encargado de difusión de la Asociación Nacional de Especialistas Financieros (Anefac).

También te puede interesar: Cruceros y aviones contribuyen con el calentamiento global

La autoridad inicia las facultades de comprobación y lo grave es que caen en el terreno del delito penal, es decir, cárcel para el que omita el pago del impuesto apoyándose o soportando la operación de una factura inexistente, de operaciones simuladas.

Los contribuyentes deben verificar las listas en las que aparecen las supuestas empresas que realizan este tipo de delitos para no caer y ser afectados en su contabilidad, comentó.

"Se debe ir reduciendo el número de empresas ‘fantasma’; entre más candados pone la autoridad habrá menos personas que se dediquen a realizar ese tipo de facturas”

El SAT debe realizar un estudio de la empresa para detectar que no está simulando las operaciones, y de no desvirtuar aparecen en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

Durante el primer semestre del año el SAT encontró 39 contribuyentes tanto físicos como morales que emiten facturas apócrifas en Quintana Roo, quienes deben desvirtuar el señalamiento con pruebas.

Sin embargo, la lista que hace la autoridad es con base en comprobantes fiscales emitidos sin contar con los activos, personal, infraestructura o capacidad material para prestar los servicios.

Las empresas “fantasmas” surgen sólo por un tiempo, realizan operaciones simuladas y emiten facturas para después desaparecer y dejan un problema a los contribuyentes que hicieron una operación con ellas, ya que el Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI) que les emiten no tiene validez.

“Cada vez se debe ir reduciendo el número de empresas ‘fantasma’, ya que entre más candados pone la autoridad habrá menos personas que se dediquen a realizar este tipo de facturas”, explicó Gutiérrez Lagunas.