Eva Murillo/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Más de 51 mil libros conforman el acervo de las tres bibliotecas de las universidades-públicas y privadas- ubicadas en el bulevar Colosio, todos están a disposición de la ciudadanía en general, además de los alumnos de cada campus.

A pesar de la riqueza que cada biblioteca tiene, la asistencia de jóvenes e incluso de maestros no es la deseada, en algunas la consulta de libros aumenta en periodo de exámenes, en otras depende de los mismos maestros, pues no todos exigen a los estudiantes la consulta de libros, revistas o material digitalizado.

También te puede interesar: Sociólogo de la UNAM triunfa en competencia internacional

La asistencia de estudiantes a la biblioteca, coincidieron los bibliotecarios, depende mucho de los profesores, si ellos los empujan a entrar a la biblioteca vendrán.

De hecho hay estudiantes que en todos los años que dura la carrera no entran a la salas de consulta, aceptaron los responsables de las bibliotecas.

Las visitas a la biblioteca también están íntimamente relacionadas con la carrera profesional que cursen los universitarios; quienes prácticamente ‘viven’ en la sala de consulta, son los futuros médicos.

Para que los estudiantes conozcan la manera de usar una biblioteca e incluso los mismos libros, al inicio de cada curso escolar, los bibliotecarios imparten cursos de inducción, ahí les muestran el acervo, las reglas de uso y las sanciones en caso de violentarlas.

La Universidad Tecnológica de Cancún, La Universidad La Salle y la Universidad Anáhuac dan acceso al público en general a sus salas de consulta, ponen a su disposición el acervo bibliográfico que a lo largo de los años han reunido en sus anaqueles.

En el caso de personas ajenas a las universidades, no aplican los préstamos, únicamente pueden consultar los libros en la sala de la biblioteca durante el tiempo que necesiten y los días que requieran, siempre y cuando sean laborales.

La llegada de Internet redujo la asistencia de los estudiantes a las bibliotecas, sin embargo los libros están ahí, en espera de ser abiertos, perfectamente clasificados por personas que cursaron una carrera profesional para desempeñar esa labor.