Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), destinó 2.4 millones de pesos, para elaborar el estudio y proyecto, así como la MIA del tramo El Suspiro-Zona Arqueológica de Ichkabal de 23 kilómetros de largo.

De acuerdo con la Licitación IO-009000950-E27-2018, el número de contrato 2018-23-CF-A-042-Y-2018, fue adjudicado a la empresa Latinoamericana de Ingeniería Civil S.A. DE C.V., que cuenta con 120 días para llevar a cabo los estudios señalados, con fecha de vencimiento hasta el 29 de agosto próximo.

También te puede interesar: Invertirán $5.2 millones en proyecto integral de Ichkabal

A dicha cantidad, se le suman 94 millones de pesos que la federación destinó para la construcción de esa carretera, a través del ramo 23, aunque hasta el momento, no se ha ejecutado ninguna cantidad de dicho presupuesto, en virtud de que no han iniciado los trabajos, de acuerdo con el portal de Transparencia Presupuestaria del gobierno federal.

William Conrado Alarcón, secretario de Infraestructura y Transporte, señaló en su oportunidad que la falta de acuerdo con el ejido Bacalar, es lo que frena el inicio de los trabajos, cuyo presupuesto deberá ejecutarse antes que concluya el actual ejercicio fiscal.

Al respecto, la secretaría de Turismo informó que desde el año pasado cuentan con un presupuesto de nueve millones de pesos para equipamiento y accesibilidad a Ichkabal y este año, se tienen destinados nueve millones de pesos para estudios ambientales y proyectos ejecutivos para el camino de acceso a Ichkabal.

De acuerdo con los ejidatarios, están a la espera de respuesta a una contra propuesta que plantearon hace algunas semanas al gobierno del estado, donde piden participación para los trabajos de construcción de la vía de acceso, formar parte del proyecto Ichkabal y concesiones de transporte.

También solicitan exclusividad en los negocios comerciales que se instalen en el sitio arqueológico, que no se cobre por el acceso a esa carretera para llegar a las ruinas y que se les construya un paradero turístico, además de una propuesta económica.