Alejandra Carrión/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- En los últimos cinco años, Quintana Roo registró más de 100 casos de paludismo, una enfermedad que con el paso de las décadas ha mutado y no ha podido ser erradicado.

José Alberto España Novelo, director de las Unidades Móviles en Quintana Roo, indicó que en los 80´s, se pensó en erradicar la enfermedad, pero con el paso de los años la cepa ha mutado, lo que provocó que la enfermedad permanezca en varias entidades del país.

También te puede interesar: Conexión al drenaje en Bacalar costará $4 millones

Para el entrevistado, sería una grave repercusión para el estado, si un turista llega a ser contagiado de paludismo, especialmente porque el mosco trasmisor de la enfermedad se ha extendido a las zonas turísticas como Cancún.

“El paludismo en Quintana Roo es una enfermedad endémica permanente, por eso es que hay campañas de fumigación para eliminar al insecto. Existe en las zonas donde hay mucha maleza como en Chetumal, zona limítrofe y la ribera del Río Hondo”, dijo.

Reconoció que la entidad tiene grandes problemas con este tipo de casos, que han combatido con diversos insecticidas autorizados internacionalmente; sin embargo, comentó, es una enfermedad tropical muy importante que no ha podido erradicarse.

Hasta la semana epidemiológica 15 sólo en cinco entidades circula la enfermedad: Tabasco, Chihuahua, Chiapas, Campeche y Quintana Roo.

El mosco que transmite la enfermedad circula en el municipio de Othón P. Blanco, Felipe Carrillo Puerto, Benito Juárez, principalmente, aunque se han registrado casos en toda la entidad.

De acuerdo con el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (Sinave), Quintana Roo registra, en lo que va de este año, tres casos de paludismo.

En 2017, la entidad registró 23 casos, y se sumó a Campeche, Chiapas, Chiapas, Chihuahua, Nayarit, San Luis Potosí, Sinaloa y Tabasco, que también presentaron reportes de ese padecimiento.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el paludismo es causado por parásitos del género Plasmodium, que se transmiten al ser humano por la picadura de mosquitos hembra infectados del género Anopheles.