Redacción/SIPSE
CANCÚN.- Marco Antonio Tóh Euán, ombudsman en Quintana Roo, aseveró que la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo ya intervino en el caso difundido en el redes sociales, en donde se puede observar que una persona de sexo masculino arroja un líquido –presumiblemente ácido muriático-, a una mujer que se encontraba afuera de un establecimiento comercial.

En este sentido indicó que las autoridades correspondientes deben investigar los hechos para determinar si se trató o no de un ataque con ácido, y que de ser así debe sancionarse por tratarse de un delito contra la integridad de la víctima, informó la comisión mediante un comunicado de prensa.

Asimismo informó que por tratarse de un asunto en el que el agraviante y la víctima son particulares, la Comisión no puede intervenir de manera directa, pero sí activando otros mecanismos, por lo que ha solicitado informes a la Secretaría de Seguridad Pública del municipio de Benito Juárez, sobre los hechos.

También te puede interesar: Turista corre a niña indígena con ácido en la zona hotelera

Además de solicitar informes a la Fiscalía General del Estado y la Fiscalía Especializada de Atención a la Mujer para actuar en el presente caso.

De igual manera se remitió el asunto al Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación por tratarse de actos probablemente discriminatorios.

Finalmente, no podemos dejar de citar lo dispuesto por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en su Resolución 2005/41 quien determinó que por “violencia contra la mujer” se entiende todo acto de violencia sexista que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada, y que abarca, entre otros, los ataques con ácido.

Por lo tanto, este es un asunto grave que debe ser atendido, especialmente si consideramos que existe actualmente una alerta de género en el Estado.