Pedro Olive/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- El Centro de Atención Antibullying, creado en la administración municipal pasada, ya cumplió un año y siete meses desde su apertura, durante todo este tiempo la oficina habilitada está abierta para el público, pero no siempre está el personal para la atención a víctimas.

Colaboradores del lugar refieren que las acciones que realizan como Centro de Atención Antibullying son de campo, es decir, enfocadas a la prevención de casos, mientras que en cuanto a las atenciones de los mismos, no tienen registro en las instalaciones.

También te puede interesar: ¿Cuándo iniciará labores el centro antibullying? (Video)

El centro no tiene un presupuesto fijo porque opera con una tajada del recurso de la Dirección de Educación, así fue estipulado al momento de la presentación, y posteriormente de la creación del mismo centro en agosto de 2016, un mes antes de las elecciones de ese año.

Al interior de la oficina hay tres cubículos, y dos mesas de recepción afuera los cubículos, estos espacios deberían estar ocupados por psicólogos, abogados, representante de Derechos Humanos, trabajadores sociales, y enlaces con dependencias de gobierno a nivel estatal para la asistencia de las víctimas.

El proyecto fue propuesto el 29 de agosto de 2014 en la vigésima tercera Sesión Ordinaria de Cabildo de Benito Juárez, por Manuel Tzab Castro, y Marcelina Sagrero Balado, regidor de Educación, y directora de Educación municipal, respectivamente, de la administración de Paul Carrillo de Cáceres.

Habían transcurrido 11 días, y fue conformado el comité de creación para el centro, siete meses después, en abril de 2015, el Ayuntamiento aprobó la creación del centro, por lo que ese mismo año fue destinado el espacio en el que estaría establecido.

Desde ese momento, y hasta enero de 2016, el promotor del centro realizó algunas adecuaciones en el interior del salón destinado para el centro, dejando el lugar “casi listo” para operar; sin embargo, un mes después, Tzab Castro, y Sagrero Balado, solicitaron licencia para dejar los puestos, y sumarse a la estructura del Partido Nueva Alianza (Panal), dejando inconcluso el proyecto.

En junio de ese mismo año, por instrucciones de los promotores, los funcionarios suplentes “inauguraron”, el centro, dejando la tarea de difusión y operación al gobierno entrante; desde entonces, el centro ha estado “abierto”, y ocasionalmente con personas.