Pedro Olive/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- El Centro de Educación de Cambio Climático, uno de los cinco edificios que están sin funcionar creado durante la administración de Roberto Borge, no está contemplado para reactivarse, según informó la Secretaría de Ecología de Medio Ambiente (SEMA), a través de una solicitud de transparencia: “Hasta la fecha no se encuentra con el presupuesto asignado al Centro de Educación Climática, y tampoco con personal asignado específicamente para ese rubro”.

En diciembre de 2016, Gabriela Romero Reséndiz, directora de Educación Ambiental, señaló que buscaría recursos para rehabilitar el centro, a un año de la declaración, el centro continúa cerrado al público, hay dos personas en el interior como “encargadas”, la vegetación alrededor del inmueble es alta, y en el interior hay equipo sin usarse.

También te puede interesar: Sin plan de acción climático, ocho municipios en la entidad

El inmueble tiene en su interior operando un aire acondicionado con alcance a toda la sala interactiva, equipos tecnológicos didácticos, algunas herramientas de construcción, y material para las adecuaciones que desde enero del año pasado comenzarían a realizar.

Desde el inicio de la presente administración, la SEMA, informó que no consideraban recurso alguno para echar a andar el inmueble que fue dañado desde junio de 2015, a consecuencia de las fuertes lluvias registradas, inundando el primer piso del recinto educativo.

En condiciones similares de nula operación, está el Auditorio del Bienestar con una inversión de 245 millones de pesos, que fue inaugurado con un partido de exhibición de fútbol, previo a la salida de Borge Angulo, como gobernador de la entidad.

A diferencia del auditorio que no ha sido utilizado más que en la inauguración, el Centro de Educación del Cambio Climático ha sido solicitado por diferentes planteles de nivel básico del sector privado, para visitas guiadas que refuercen el conocimiento de las aulas, pero por las condiciones en las que está, no ha podido ser usado.

La inversión del recinto fue de 10.5 millones de pesos, nueve millones de aportación federal, y un millón y medio del Gobierno del Estado; dicho inmueble fue inaugurado el pasado 30 de mayo de 2014, y un año y un mes después dejó de funcionar.