Joel Zamora/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- El centro de salud de la comunidad de Ucúm, que atendía a cientos de usuarios, fue demolido por ser un edificio antiguo; se invertirán siete millones de pesos para su reconstrucción.

Mientras tanto, más de mil habitantes del poblado se quedaron sin el servicio médico, a
pesar de ser el único centro de salud donde laboraban los fines de semana.

Alejandra Aguirre Crespo, titular de la Secretaría de Salud en la entidad (SESA), confirmó que abrirán un módulo para atender a pobladores de al menos cuatro comunidades de la Ribera del Río Hondo, debido a que quedaron vulnerables después de la demolición.

También te puede interesar: Habitantes de escasos recursos enferman ¡por tomar agua!

“Efectivamente el flujo de atención se ve afectada (por la demolición del centro), pero ya estamos buscando una estrategia para colocar un módulo alterno y así poder brindar atención médica; en caso de urgencia, los pacientes serán trasladados hasta Chetumal”, dijo.

 “Ya estamos buscando una estrategia para colocar un módulo alterno y así poder brindar atención médica”

La SESA informó que en el estado existen 170 centros de salud y Ucúm forma parte un grupo de 150 centros que están siendo atendidos. En total quedarían pendientes, al menos, 19 centros de salud por remodelar.

“En esta primera etapa que teníamos programado atender 100 centros, pero logramos atender a 151; evidentemente a mitad del año 2019 esperamos poder tener los 170 centros de salud funcionando perfectamente”, dijo.

Reconoció que han tenido restricción de tiempo, por lo que han tenido que atender los centros por etapas. Cada centro remodelado está dotado de nuevo mobiliario, como camas, sillas, mesas de exploración, entre otros; además de otros servicios en perfectas condiciones, como el agua, la energía eléctrica y aire acondicionado.

Abasto de medicamentos

En cuanto al desabasto de medicamentos en dichos centros, Aguirre Crespo reveló que hace dos años (2016), la SESA tenía un porcentaje de abasto del 28%; en 2017 se tuvo un abasto de hasta el 60%; y en 2018 se cuenta con un abasto del 75%.

“Hay cerca de 32 programas prioritarios que maneja la SESA, y hay unos programas donde es imposible que nos quedemos sin medicamentos, entonces tenemos un catálogo que nos marca el Seguro Popular, por lo que hoy en día el abasto que tenemos puedo decirles que ha mejorado”, afirmó.

De acuerdo con las cifras oficiales, durante la administración anterior se registraron solamente 10 millones de pesos para la compra consolidada de 2016-2017; es decir, medicamentos, vacunas y material de curación. Para este 2017-2018, la SESA reportó un gasto de 101 millones de pesos.