Benjamín Pat/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Ayer quedó oficialmente eliminada en Quintana Roo la Ley para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, al entrar en vigor el decreto número 139, mediante el cual fue abrogada la legislación.

La mencionada ley, catalogada en su momento como Ley Borge, fue publicada durante la administración de Roberto Borge Angulo, el 14 de agosto de 2015, y duramente criticada por ser considerada una ley que buscaba restringir la actividad periodística en el Estado.

También te puede interesar: Proponen reformas a la Ley de Protección a Periodistas

En septiembre de ese mismo año, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) interpuso un recurso de inconstitucionalidad en contra de diversos artículos que consideró violatorios a la Constitución Política Federal.

La Suprema Corte de Justicia de la Nacional (SCJN) le otorgó la razón y determinó la invalidez de los artículos.

El pasado 15 de diciembre, la XV Legislatura decretó la abrogación a petición del Poder Ejecutivo, tras una serie de trabajos que incluyó la realización de foros con periodistas para determinar el destino de esa legislación.

El pasado 27 de diciembre, el Poder Ejecutivo publicó el decreto 139, el cual entregó en vigor a partir de ayer 28 de diciembre, con lo cual se hizo oficial la abrogación.

Eugenia Solís Salazar, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la XV Legislatura, dijo que la abrogación fue el camino correcto, toda vez que la ley nunca fue aplicada, a pesar de haber pasado más de dos años de su creación.

Además a nivel local ya fue creada la Unidad de Enlace con el Sistema Nacional de Protección a Periodistas, que se encargará de atender los casos de ataques o agresiones que sufran los periodistas.

Uno de los argumentos de la decisión del Poder Legislativo, fue que la ahora extinta ley local, únicamente duplicaba las funciones y atribuciones otorgadas a la Federación en la Ley Federal.

En el caso del Ejecutivo, el argumento fue la crítica a la legislación aprobada durante el gobierno de Roberto Borge Angulo, además del conflicto que se había generado entre algunos grupos de periodistas.