Carlos Castillo/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Alrededor de 60 trabajadores de la construcción, que trabajaban en la construcción de las 500 casas de interés social que construye el Gobierno del Estado, a través del  Grupo de Mejoramiento Integral Asistido (MIA), abandonaron las obras. Los alarifes mencionaron que la empresa solo les pagaba 60 pesos por día y su lugar de residencia temporal corría por cuenta por los trabajadores, además de solventar gastos alimentos.

Adolfo Ramón Gutiérrez,  maestro albañil procedente de la comunidad de Muna del Estado de Yucatán declaró que los trabajadores provienen de estados como Tabasco, Campeche y Yucatán, donde estuvieron trabajando por dos semanas en la comunidad de La Unión con jornadas de 7:00 de la mañana a 6:00 de la tarde.

También te puede interesar: Amenazan albañiles con manifestarse, si no los contratan

 “Cuando nos contrataron nos dijeron que ganaríamos entre dos mil y dos mil 500 semanal, libre de hospedaje, somos como 60 personas, nos trajeron con engaños teníamos que andar buscando donde quedar, aquí en la Unión no hay casas, vivamos amontonados, y luego no salen con 500 pesos semanales”, comentó.

Por su parte, el maestro encargado de obra, Norberto Adamé Jiménez, explicó que el material tiene que cuidarse de no mancharse con mezcla y si se mancha tiene que estarse limpiando, además que hay albañiles que aún están aprendiendo a manejar este material, lo que lleva tiempo. 

“Es un poco difícil, por la delicadeza del material estamos trabajando para sacar este material, no es muy redituable, pero estamos trabajando para que las familias tengan su viviendas. Tardamos entre una semana y semana y media para terminar una casa, sin embargo por las situación del aprendizaje y el mal tiempo estamos un poco retrasados”, comentó.

Edgar Alonso, subsecretario de Desarrollo Social, mencionó que aunque la contratación de la mano de obra corresponde directamente a la empresa MIA, como responsables del programa están pendientes de todos los trabajos, incluyendo la contratación de mano de obra hasta donde lo permita la propia empresa.

“El reporte que tengo es que se le quitó un tramo de construcción a un solo contratista, porque no estaba cumpliendo con los tiempos a los que se comprometieron, pero ya tienen  al remplazo que deberá cumplir con los acuerdos”.

Reiteró que en el mes de diciembre la empresa tiene que entregar las viviendas totalmente concluidas.