Alejandra Carrión/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Los padecimientos como obesidad, diabetes, dengue, paludismo y zika, son enfermedades que actualmente son los de mayor preocupación para la OMS y la OPS en México, mismas que año con año incrementa en el Estado.

De acuerdo con el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (Sinave), reporta que en los últimos tres años y medio (2014-2017), ha crecido en más de 37 mil 600 el número de personas obesas en el Estado.

También te puede interesar: Salvan vidas detectando a tiempo enfermedades

Solo en lo que va del presente año, el estado ha registrado nueve mil 139 enfermedades entre obesidad, diabetes, dengue, paludismo y zika. De los cuales las enfermedades crónicas degenerativas van a la alza como la obesidad y diabetes, la primera registra en este año más de seis mil 800 nuevos pacientes sumados a las estadísticas y del segundo, mas de dos mil 170 nuevos diabéticos.

Sin embargo, año con año, las estadísticas revelan un alza en estas enfermedades. Por ejemplo, la obesidad en el estado de Quintana Roo la término del año 2014 registro ocho mil 544, al término del año 2015, se registraron 10 mil 627 nuevas personas obesas y en 2016, fueron 11 mil 597. En lo que va del presente año, se registran seis mil 853 personas con problemas de obesidad. Es decir, que de 2014 a la fecha, se contabilizan 37 mil 621 personas obesas.

También, en ese mismo periodo, se registran 12 mil 052 nuevos diabéticos, mil 888 casos de dengue, 114 casos de paludismo y 369 casos de zika.

Gerry Eijkemans, representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), indicó en su visita que tuvo en la ciudad de Chetumal, que enfermedades como la obesidad, diabetes, dengue, paludismo y zika, deben de atenderse de manera puntual, especialmente en los estados que tiene fronteras, como México con Belice.

Comentó que el reto mundial representa mayores recursos económicos, a fin de que los programas que se apliquen sean eficientes, pues  en todos los países el 30% de los recursos no son aplicados de manera optima.

“Es una crisis mundial, lo que más necesitamos son más recursos para la salud, pero también usarlos de manera más eficiente”, dijo.