Ángel Castilla/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Las cargas hacendarias de inicio de año, provocará el cierre de por lo menos 10 negocios de diversión nocturna y bares de Chetumal entre los dos primeros meses de 2018.

En la industria restaurantera, la directiva de la Canirac Chetumal, tiene el aviso de algunos agremiados, que optarán por cerrar sus puertas; en un recorrido, se observó que el restaurante “Steakhouse”, en el Bulevar, y “Stage bar”, en la Capital plaza, cerraron sus puertas.

También te puede interesar: Cofepris va contra bares y discotecas

Joaquín Noh Mayo, presidente de la Unión de Propietarios de Restaurantes, Bares y Similares del Sur del Estado (Uprobars) en Chetumal, informó que esos negocios se sumarán a los 30 establecimientos, entre bares y centros de diversión que hicieron lo mismo en 2017.

Agregó que otra de las causas que repercutió para que los micro empresarios locales “tiren la toalla”, fue las bajas ventas, debido a la falta de una real promoción turística de Chetumal por parte de las autoridades.

“Es muy lamentable esta situación, no sólo es el cierre del establecimiento, la inversión que se esfuma, también está el tema de la pérdida de empleos, pero, irremediablemente muchos estamos sufriendo para mantenernos a flote”.

Señaló que el 2017 fueron 30 los comercios de este giro lo que decidieron bajar cortinas, y para 2018, el panorama es igual o mucho más desalentador, debido a la poca afluencia de clientes que registran en sus comercios.

Noh Mayo, expresó que además de la escasa afluencia de clientes, durante los primeros meses del año, cada micro empresario desembolsará entre de 12 mil a 25 mil pesos, por las renovaciones, permisos e impuestos, municipales, estatales y federales.

“No tenemos ninguna opción, si queremos operar de manera formal, no hay de otra más que ajustarnos el cinturón y pagar esas cantidades, que sinceramente es una carga terrible porque desde hace muchos años que este giro viene en picada”.

Añadió que de 320 afiliados con los que cuentan, serán 160 los que aún permanecen activos, porque 140 negocios se encuentran cerrados o con patentes sin funcionar.

Indicó que la poca afluencia de clientes se reflejó durante los pasados fines de semana, principalmente para las celebraciones de la Navidad y Año Nuevo, en el que esperaban un incremento del 30 % en sus ventas, pero solamente alcanzaron un 20 %.

Otra situación que agravó la situación de los bares y centros de diversión nocturna de la capital, fue cuando entró en función la garita de la Zona Libre, que restringió el paso de autobuses de 8:00 de la mañana a 8:00 de la noche; esa acción, disminuyó hasta en un 70% la presencia y consumo de los visitantes beliceños a los centros de diversión nocturna en la capital.

Por su parte, Flor Leticia TzecMex, presidenta de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), indicó que a pesar del aviso de posibles cierres, los restauranteros continúan en operación, y será hasta el próximo 7 de enero, fecha considerada que termina la temporada alta, que podráinformarcon certeza el número de establecimientos que cerrarán.