Benjamín Pat/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- El Instituto de Cultura y las Artes de Quintana Roo concluyó el proyecto ejecutivo, para el rescate de la biblioteca “Javier Rojo Gómez” en Chetumal, con un costo estimado de 15 millones de pesos.

Jaqueline Estrada Peña, directora del nuevo organismo estatal, dijo que el proyecto será presentado ante la Secretaría de Cultura federal para buscar acceder a fondos federales.

También te puede interesar: Pierden 50 mil libros en la Biblioteca Javier Rojo Gómez

“Tenemos dos proyectos, uno que es poder abrir la biblioteca en el Centro Cultural de Chetumal en una primera etapa y la segunda es abrirla en el edificio original, para lo cual se requiere de mayor inversión”, señaló.

Consideró que la millonaria inversión, de 15 millones de pesos, es necesaria para atender cada uno de los puntos establecidos en el dictamen técnico sobre las condiciones del edificio, en el que se destaca el caso del techo.

“El dictamen nos dice que el techo se puede caer, en caso de tener uso, en las actuales condiciones. Es por ello que se requiere de una mayor inversión económica. Esperamos que abran los plazos para meter el proyecto”, detalló la funcionaria estatal.

Ante el monto requerido, dijo que se iniciaron los trámites ante la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan) para la liberación de 1.6 millones de pesos que servirán para concretar la habilitación de un espacio alterno.

Los recursos, de origen estatal, fueron aprobados desde el año pasado; sin embargo, no pudieron ser ejercidos debido al cambio en la denominación de Subsecretaría de Cultura a Instituto, derivado de la reestructura de la administración pública.

“También se requiere habilitar un edificio y es lo que vamos a hacer. La habilitación de un espacio alterno cuesta un millón 600 mil pesos. La verdad es que nos la entregaron en muy malas condiciones”, explicó.

La biblioteca fue abandonada durante la administración estatal anterior, y de acuerdo con los datos de las actuales autoridades, se perdieron alrededor de 50 mil libros que representaban el 80% del acervo bibliográfico.