Benjamín Pat/SIPSE
CHETUJMAL, Q. Roo.- En 2017, un total a de 42 mil 368 personas intentaron conseguir un empleo a través de los diversos programas de colocación laboral de la Secretaría del Trabajo y Previsión, pero solo una cuarta parte tuvo éxito.

De acuerdo con el reporte estadístico de la STPS, encabezada por Catalina Portillo Navarro, entre enero y diciembre del año pasado, en el programa Bolsa de Trabajo participaron 19 mil 058 personas, de los cuáles, únicamente cinco mil 090 (26.7%) fueron colocados.

También te puede interesar: Comisiones o propinas: único 'sueldo' de 48 mil trabajadores

Otro programa fue el Portal del Empleo, donde ingresaron 14 mil 711 solicitudes de trabajo, de las cuales, se logró colocar mil 851, que representó apenas el 12.6 % del total.

El tercer programa fueron las ferias del empleo, que durante el año pasado registraron una participación de ocho mil 599 buscadores, logrando la colocación dos mil 996 personas (34.8%).

Rafael Beltrán Chim, secretario general de la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (Catem), dijo que cada día se vuelve más difícil acceder a un empleo, sobre todo bien remunerado.

Ante ello señaló la necesidad de una mayor profesionalización no solo por parte de los buscadores de empleo, sino también de las autoridades encargadas de diseñar las estrategias de colocación.

“Es una demanda constante desde el sector sindical sobre todo en el sur del estado, donde se necesitan más y mejores fuentes de empleos que permitan impulsar las condiciones de vida”, señaló el líder sindical.

Consideró que existen varios factores que provocan que poca gente logre ingresar a fuentes laborales, entre las cuales, no se puede descartar el perfil del personal o simplemente la falta de seguimiento, pero sí es importante que exista un estudio sobre ese tema.

Recientemente, el Consejo Quintanarroense de Ciencia y Tecnología (Coqcyt) anunció el proyecto que permitirá determinar las necesidades de profesionalización laboral en el estado, tomando en cuenta las necesidades de mano de obra de las empresas.