Ángel Castilla/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- El consumo de carne de animales de monte o la contaminación de alimentos con heces de gatos o perros, expone a las personas a contraer una enfermedad parasitaria muy poco conocida.

David González Solís, investigador titular en El Colegio de la Frontera Sur (Ecosur) Chetumal, dijo que esa enfermedad es causada por el nematodo Lagochilascarís minor, y en julio de 2016 se registró el primer caso en Quintana Roo en un joven del poblado de Tres Garantías, Othón P. Blanco.

También te puede interesar: Destacan estudiantes de la Uqroo en maratón de conocimientos

Los signos clínicos principales son el crecimiento de una especie de tumor en la parte trasera de los oídos, generalmente tiene un pequeño orificio que secreta pus y en esas descargas se encuentran lombrices y gusanos, genera dolor, inflamación, enrojecimiento y muchas veces obstrucción de los oídos.

“El nematodo Lagochilascarís minor, es una enfermedad rara, emergente y zoonótica, sus hospederos definitivos son aparentemente felinos y caninos, en México se han registrado casos en pumas”, dijo.

El hombre puede infectarse al consumir los huevos expulsados del hospedero o la ingesta de larvas infectiva en la carne cruda, ahumada o mal cocida de un hospedero intermediario como roedores, ratones, agutí, felinos o venados, entre otros.

El Lagochilascarís minor tiene una amplia variabilidad intraespecífica en el número y distribución de las papilas caudales, longitud del cuerpo y las espículas, dependiendo del desarrollo de cada espécimen.

Los machos miden entre cinco a 17 milímetros; las hembras, de seis a 20 milímetros; las espículas, entre 0.23 a 0.70 milímetros; y las papilas, entre 32 a 42 milímetros.

González Solís, indicó que en México han registrado seis reportes de casos en humanos, de los cuales cuatro en la Península de Yucatán, de estos, uno fue en Quintana Roo; los reportes en la Península de Yucatán han sido en los últimos 10 años.

En el caso registrado en Othón P. Blanco, no se tiene la certeza cuál fue vía de infección, pero la persona consumió carne cruda de animales silvestres y en las comunidades rurales los gatos y perros ferales son muy comunes en los alrededores.