Enrique Mena/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Los más de 900 kilómetros de carreteras federales en Quintana Roo no presentaron daños estructurales, a pesar de los encharcamientos e inundaciones que dejaron las lluvias de la Onda Tropical 4.

En los próximos días, la SCT hará una evaluación técnica de la superficie de rodamiento para que en caso de ser necesario se establezca un presupuesto de las posibles reparaciones.

También te puede interesar: Corrientes de agua destruyen nueva carretera

De acuerdo con un diagnóstico de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) en la red de carreteras federales en la entidad, determinó que las inundaciones no ocasionaron daño a infraestructura de los 910.3 kilómetros lineales que la conforman.

Sin embargo, se identificaron 10 puntos críticos de inundación a lo largo de toda esta red, el punto más crítico, según el reporte, se ubicó en el kilómetro 180+500 de la carretera federal Reforma Agraria-Puerto Juárez en el municipio de Felipe Carrillo Puerto, donde el nivel de agua alcanzó 60 centímetros sobre la carpeta asfáltica el pasado 18 de junio; ayer reportaron que solo tenía 16 centímetros.

En el mismo tramo, Felipe Carrillo Puerto-Tulum, se ubicaron los encharcamientos restantes, en el kilómetro 180+800, 11 centímetros; 182+500, siete centímetros; 182+700, 10 centímetros; 184+400, siete centímetros; 185+010, tres centímetros y 187+620, dos centímetros, por mencionar algunos.

El documento señala que desde el 17 de junio, la SCT distribuyó una cuadrilla de 30 personas, entre trabajadores formales y temporales, a los puntos críticos para dirigir el tráfico vial y prestar auxilio a la población que lo requería, en los casos en que los automóviles compactos quedaran varados por fallas en los motores. El personal se mantuvo activo las 24 horas del día.

El área de Comunicación Social de la dependencia federal, destacó que actualmente los niveles de agua han disminuido y los vehículos pueden transitar sin riesgo a quedarse varados.