Benjamín Pat/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- La Junta Local Ejecutiva del Instituto Nacional Electoral iniciará los trámites ante la Secretaría de Desarrollo Social Federal a fin de que funcionarios del Inapam respeten la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales que señala, la obligación de las autoridades de colaborar en la Organización de las elecciones.

Claudia Rodríguez Sánchez vocal ejecutiva de la junta local en Quintana Roo recordó que el Consejo Distrital 02, con cabecera en Chetumal remitió, en días pasados, dos casos de negativas.

También te puede interesar: Portazo al INE: rechazan instalar casillas en domicilios

El primer caso corresponde a la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo, cuyas autoridades no quisieron prestar uno de sus edificios para la instalación de una casilla en la capital del estado.

En ese caso, el tema ya quedó resuelto luego de que la autoridad electoral logró la anuencia de un domicilio particular, de mayores dimensiones.

Sin embargo, en lo que respecta al Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (Inapam), las autoridades no han logrado establecer un domicilio alterno que ofrezca las condiciones necesarias para albergar a los funcionarios de las mesas directivas de casilla, representantes de los partidos políticos y, sobre todo, condiciones de comodidad para quienes acudan a votar el próximo 1 de julio.

"Vamos a solicitar nuevamente la anuencia para la instalación de la casilla y en caso de negativa dar vista al superior jerárquico para que, en su caso, determine el inicio de un procedimiento, porque la obligación está en la ley y se está violentando", señaló Sánchez Rodríguez.
Según la información del INE, no es la primera vez que funcionarios del Inapam incurren en esta negativa. El caso también se dio en las elecciones intermedias del 2015, y en esa ocasión se tuvo que acudir hasta la titularidad de la Sedesol, como cabeza de sector.

Para Francisco Croce Flota, presidente del Consejo Distrital 02, ninguna autoridad puede argumentar la aplicación de un blindaje electoral para no prestar instalaciones porque, precisamente, esos lineamientos son establecidos por el propio Instituto Nacional Electoral.