Alejandra Carrión/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- En Quintana Roo no hay un censo de obras plásticas, ni de las condiciones en que se encuentran, sólo se sabe que en Othón P Blanco existen 70 murales.

Jacqueline Estrada Peña, directora del  Instituto de la Cultura y las Artes (ICA) en el estado indicó que iniciarán con un censo para recoger toda la información sobre cultura que existe en la entidad y con ello formar el Atlas del Patrimonio Cultura de Quintana Roo.

También te puede interesar: Pretenden incluir a Xcalak en el proyecto de 'Pueblerismo'

“Empezamos un censo, no teníamos ningún catálogo de murales en Quintana Roo, ya recabamos la información en el municipio de Othón P. Blanco y vamos por los demás”, dijo.

Indicó que para obtener este tipo de información se están apoyando de las casas de la cultura y esperan que a final de año con los datos recabados, puedan empezar a construir una plataforma digital o atlas del patrimonio cultural del estado.

“Tendrá un apartado con todas las fichas informativas sobre el patrimonio material, inmaterial, música, murales, música, y todo el aspecto cultural del Estado de Quintana Roo, será un atlas de espacios culturales donde se encuentran también las casas de cultura, anfiteatros, y más”, dijo la entrevistada.

Indicó que la información sobre la cultura en el estado estuvo muy limitada en la administración pasada y con esta nueva plataforma, dijo, se podrá incluso promocionar a la entidad.

“Será una plataforma que no se ha tenido en el estado, será muy útil para consulta, para saber qué espacios tenemos, qué artistas y qué se puede realizar, horarios, todo. Estamos tratando de lograr el diálogo con todos los grupos culturales independientes”, comentó.

De acuerdo con el ICA en el estado, la administración del gobierno pasado dejó un terrible daño a la cultura estatal, con edificios dañados, la desaparición de una biblioteca central y además, se perjudicó más del 50% de los murales y esculturas.

Por ejemplo, el corredor escultórico que consta de 12 piezas repartidas sobre el bulevar Bahía, estaban enmontadas, despintadas; totalmente descuidadas.

Los montos para ir reparando cada uno de los espacios que por falta de inversión se fueron dañando, son incalculables; sin embargo, poco a poco se hace un recuento para su rehabilitación.