Benjamín Pat/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Quintana Roo es uno de los seis estados del país, en donde la presunta compra de votos, no rebasa ni los 500 pesos, de acuerdo con el Índice de Precios del Voto, dado a conocer por el proyecto Democracia sin Pobreza.

A través de la plataforma democraciasinpobreza.mx, se puede denunciar la presunta compra de votos, reparto de cosas a cambio del voto, entre otras faltas. Según la plataforma, Quintana Roo cuenta con cuatro reportes, de los cuales, tres corresponden a la ciudad de Cancún y uno a Playa del Carmen, por parte de los Partidos Revolucionario Institucional y de la Revolución Democrática.

También te pue interesar: Promocionan participación al voto 'hasta en la sopa'

Derivado de esos reportes, el índice de precios del voto, señala que el dinero ofrecido en la entidad va de los 350 hasta 500 pesos, los montos máximos más bajos junto con otras cinco entidades federativas.

En tanto los montos máximos más altos reportados corresponden a la Ciudad de México y Jalisco con cifras que alcanzan hasta los 10 mil pesos.

Democracia sin pobreza, es un esfuerzo colectivo coordinado por Acción Ciudadana Frente a la Pobreza y con el apoyo institucional de Alianza Cívica y fue financiado con recursos del Fondo de Observación Electoral 2018.

“Buscamos mostrar en el contexto electoral de 2018 en México que el uso electoral de programas sociales es inútil pues no ayuda a superar la situación de pobreza de las y los mexicanos, es inmoral pues se lucra con la pobreza y las necesidades de la gente, es ilegal pues así lo dicen las leyes mexicanas, pero queremos que deje de ser impune”, señala en su página web oficial.

En tanto, para las autoridades electorales local, este tipo de proyectos permiten visibilizar y las condiciones en las que se dan los procesos comiciales, aunque consideran que la mejor arma es la participación de los ciudadanos.

Este fin de semana, se espera el arribo al Estado de personal de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales, de la Procuraduría General de la República (PGR), como parte del blindaje durante las elecciones del 1 de julio.