Carlos Castillo /SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Los productores de caña de la ribera del Río Hondo suspendieron por una hora aproximadamente la entrada de camiones cañeros al Ingenio San Rafael de Pucté, tras detectar el ingreso de caña proveniente de Bacalar.

Amenazaron con hacer un paro indefinido de labores al considerar que tiene competencia desleal porque hay cañas tiradas de los productores de la CNC y la CNPR, de atraso de más de 120 mil toneladas.

También te puede interesar: Cañeros pretenden alargar la temporada de Zafra

Benjamín Gutiérrez Reyes,  presidente de la Asociación Local de Productores de caña de la CNPR, señaló que no se va tolerar que el ingenio ingrese caña de las comunidades de Río Verde y aledañas, del municipio de Bacalar, cuando no puede cumplir con los compromisos con las más de 30 mil hectáreas de caña contratadas en la ribera del Río Hondo.

“A nosotros no nos importa qué compromiso tenga el Ingenio con los de la fábrica de bioetanol, queremos que respeten un contrato que tienen con nosotros, necesitamos que nos muelan las diez mil toneladas diarias, no que muelen nueve pero una o dos son de Bacalar”, comentó.

Por su parte, Aarón Renteral Campos, presidente de la Unión de Productores de Caña de la CNC, dijo que han solicitado un tablero donde se especifique la cuota que debe tener cada comunidad, y en qué porcentaje se va, porque les han disminuido las cuotas de caña que meten para trabajar la caña que no está contratada.

Luego de dos horas de estar en la entrada de patio cañero, los líderes se quitaron luego de que vía telefónica el superintendente de la fábrica se comprometiera a dejar de ingresar caña foránea, o darle prioridad a la contratada, aunque los ajustes se darán el día de hoy que haya reunión de Comité de Producción cañera.

Antonio Delgado González, productor de caña, dijo que no es posible que el ingenio esté apresurado cosechando las cinco mil hectáreas que existen en Bacalar, dejando a pequeños productores como él con su caña rezagada.

Esta situación provoco que convocaran a productores, comisionados de zafra y compañeros camioneros para suspender la salida de camiones del patio cañero, donde estaban al menos 300 unidades esperando a ser descargadas.