Miguel Maldonado/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Cientos de aficionados chetumaleños que ocuparon las instalaciones deportivas del Sutage, se deleitaron con la espectacular función de Lucha Libre que ofreció la Promotora Deportiva Monarca.

La tercia científica conformada por el hijo del maestro lagunero, Blue Panther  Júnior, el “Águila Italiana”, Marco Corleone y el ídolo capitalino, Hades, salió con la victoria ante un trío de malosos encabezados por el “Káiser del Infierno” Mephisto, que estuvo acompañado por el denominado “Rey del Yogur” Misterioso Júnior y el chetumaleño, Ángel del Apocalipsis.

También te puede interesar: Arranca la temporada de Lucha Libre en Chetumal

La primera caída de esta gran batalla fue para los rudos, luego de que Mephisto, Misteriosos Júnior y el Ángel del Apocalipsis, se lanzaran con todo sobre la tercia técnica desde el primer instante en el que arrancaron las acciones.

El “Rey del Yogur” no ocultó la gran rivalidad que mantiene con el príncipe lagunero, Blue Panther Júnior, y de inmediato se lanzó sobre su humanidad con toda su furia, lastimando y sometiendo con dolorosos castigos al hijo de la leyenda.

Por su parte, Mephisto se enfrascó en un emocionante duelo con el ídolo chetumaleño, Hades, quien le respondió valientemente y demostró su talento, aunque esto no le fue suficiente para revertir la situación.

El Ángel del Apocalipsis se encargó de anestesiar a Marco Corleone, quien a pesar de su esfuerzo, no pudo hacer nada para evitar que los rudos se llevaran el primer episodio.

Para la segunda caída las cosas iniciaron dominadas por los rudos, que querían extender su dominio y llevarse la lucha al ganar las dos caídas al hilo.

Sin embargo, encabezados por la pantera azul, los técnicos lograron reaccionar y apoyados por el público chetumaleño, emparejaron las cosas a una caída por bando.

El tercer y último episodio destacó por su gran intensidad, que hizo que el público se involucrara de lleno en la contienda, a tal grado que hasta las abuelitas defendieron a sus ídolos a bastonazo limpio.

Finalmente fue la tercia científica quien se llevó el triunfo de esta batalla al rendir a sus aguerridos contrincantes y ganarse la ovación del respetable.