Miguel Maldonado/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Los Escorpiones Rojos resultaron ganadores en la batalla de dinastías que se realizó antier en la Arena Vidal, luego de derrotar en sangrienta batalla a Los Vidal.

El cuadrilátero de la catedral de Lucha Libre en la capital del estado, la Arena Vidal, fue el escenario de una gran contienda entre dos de las más representativas dinastías luchísticas de esta ciudad.

También te puede interesar: Surgen nuevos campeones de Lucha Libre en parejas

Los “Patrones”, Raúl Vidal y su vástago, Raúl Vidal Junior se enfrentaron al Escorpión Rojo y su retoño, Escorpión Rojo Júnior, en un duelo que encendió este ring.

En esta batalla, que inicialmente era un triangular de dinastías y terminó en una lucha entre dos familias, Escorpiones y Patrones subieron al encordado de la Arena Vidal para ver qué dinastía era la más poderosa de la actualidad.

La batalla entre estas dos familias luchísticas de la ciudad de Chetumal encendió el graderío, gracias a su gran intensidad en la manera en la que ambas querían imponer condiciones.

Los Escorpiones representaron a la esquina de los técnicos y desde el inicio de este combate se toparon con una pareja Vidal que echó mano de todas sus marrullerías para tomar ventaja.

Con sillazos y rompiendo la máscara del menor de los venenosos, la dinastía de los Vidal causó un e norme daño en sus rivales, con lo que tenían la oportunidad de irse al frente en esta batalla.

Sin embargo, Raúl Vidal  y su hijo se llevaron la primera caída al rendir  a un par de Escorpiones Rojos que no pudieron hacer nada para contener la furia de sus contrincantes.

Para el segundo episodio se presentó la reacción de los Escorpiones, que le dieron la vuelta a las marrullerías de sus rivales y les devolvieron con la misma moneda, y con una extraordinaria reacción se llevaron la segunda caída, par de esta manera emparejar las cosas a una caída por bando.

En el tercer episodio las cosas subieron de intensidad, pues los Vidal se fueron encima de los Escorpiones con toda su furia, aunque estos no midieron las consecuencias y luego de que Raúl Vidal Sr despojara de la máscara al menor de los Escorpiones, éste fue descalificado y la batalla fue para los venenosos.