Alejandra Carrión/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- De 2006 a 2015, Quintana Roo mantiene a 65 niños y adolescentes desaparecidos o extraviados de 0 a 17 años de edad, posicionándose en el vigésimo lugar por el número de personas en ese rango de edad.

Solo en este año entre agosto y septiembre, existen tres estudiantes desaparecidas de 15 a 17 años de edad. Así como un joven estudiante de 23 años de la Universidad de Quintana Roo (Uqroo), según los datos de la Fiscalía General del Estado (FGE).

También te puede interesar: Sigue extraviado trabajador del Ayuntamiento

De acuerdo con las cifras emitidas por Red de los Derechos de la Infancia en México, las 65 personas desaparecidas pertenecen a los municipios de Benito Juárez, Solidaridad y Othón P. Blanco.

De los 65 menores de edad que han desaparecido en ese tiempo, 57 pertenecen al municipio de Benito Juárez, cinco a Solidaridad y tres a Othón P. Blanco; del total, 14 han sido hombres y 51 mujeres.

En este año, entre agosto y septiembre, existen tres estudiantes desaparecidas de 15 a 17 años de edad. Así como un joven estudiante de 23 años de Uqroo.

En el mes de septiembre, fueron dos jóvenes desaparecidas, el 24 de ese mes, una persona de 17 años de la ciudad de Chetumal y otra más el 29 del mismo mes de 17 años y del poblado de Nicolás Bravo.

Además el 25 de agosto, una mujer de 16 años también fue reportada desaparecida de la comunidad de Xul-Há.

José Manuel Gil Padilla, delegado de la Secretaría de Educación Pública (SEP), reconoció que es una preocupación nacional la desaparición de estudiantes y en el caso de Quintana Roo no es la excepción.

Indicó que como dependencia no cuentan con este tipo de estadísticas; sin embargo, resaltó que las instrucciones del titular de la SEP, Aurelio Nuño, ha girado instrucciones de atender este tipo de problemática en todas las entidades del país.

“Los principal es la oportuna denuncia para que las autoridades policiacas puedan dar seguimiento a ello”, indicó.

Resaltó que aunque la policía hace el esfuerzo, la situación actual de violencia que se vive en todos los rincones del país, se vuelve insuficiente.

Recomendó a los padres de familia a tomar precauciones, especialmente para las jóvenes estudiantes, a no dejarlas que regresen solas de noche de la escuela a la casa o buscar siempre otras opciones para llegar al hogar de forma segura.

“Hay que tomar precauciones, especialmente las mujeres, que no anden en lugares solitarios y solas, que lo hagan en compañía o esperen sus padres, desgraciadamente es parte de los tiempos que vivimos”, enfatizó.