Benjamín Pat/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- La tasa de desocupación en Quintana Roo, es decir, personas sin empleo, se redujo en medio punto porcentual al pasar de 3.2% a 2.7% entre enero y febrero de este año, según reportó ayer el Inegi.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) dio a conocer los indicadores de Ocupación y Empleo correspondientes a febrero, los cuales arrojaron que el mes pasado alrededor de 22 mil 160 personas estuvieron desocupadas o andaban buscando trabajo, que fue menor a los más de 25 mil que había en el mes de enero.

También te puede interesar: Fracasa 75 % de los buscadores de empleo

“A nivel nacional, la tasa de desocupación (TD), la cual considera a la población que se encuentra sin trabajar, pero que está buscando trabajo, se ubicó en 3.3% de la Población Económicamente Activa (PEA) en febrero del año en curso, misma tasa que la reportada en el mes previo, con series ajustadas por estacionalidad”, detalló el informe nacional.

A nivel local, los datos más recientes del Inegi, señalan que en Quintana Roo existe una población de un millón 681 mil 650 personas, de las cuales, un millón 237 mil 075 (de 15 años y más) se encuentra en edad de trabajar. De esa cifra, 821 mil 059 personas corresponde a la PEA.

César Antonio Iuit, secretario general de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC) en Othón P. Blanco, dijo que a pesar de las cifras a la baja, el desempleo sigue siendo un tema de preocupación, sobre todo en el sur del Estado.

“Que vaya a la baja es bueno, pero la realidad es que con una familia que no tenga trabajo significa que algo está mal”, señaló el entrevistado.

La estadística de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) señala que en los últimos 17 años el perfil de escolaridad de la población desocupada ha sufrido una variación drástica.

Según esos datos, en el año 2000, el 81% de la gente desempleada correspondía a personas con estudios máximos de secundaria; el otro 16% correspondía a personas con estudios de bachillerato y únicamente el 3% restante a personas con estudios superiores.

En contraste, durante 2017, el 49% correspondió a la población con estudios de bachillerato y licenciatura; los últimos con un 26%.