Carlos Castillo/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Las bajas temperaturas de los últimos días benefician al sector cañero en la ribera del río Hondo, porque prácticamente ha desaparecido la plaga de la Mosca Pinta de cañales

Benjamín Gutiérrez Reyes, Presidente de la Unión Local de Productores de la Confederación Nacional de Productores Rurales (CNPR) informó que año con año un productor se gasta mil pesos por cada hectárea sembrada, en el control de la plaga, sin embargo siempre tienen perdidas. Este año calculó una afectación del 30% en el rendimiento de las cuatro mil hectáreas.

También te puede interesar: Temor entre los cañeros por amenaza de la mosca pinta

“Así como hay condiciones para que se reproduzcan desmedidamente, también hay condiciones para que presenten un decrecimiento acelerado, y esas son las condiciones del clima frio, las bajas temperaturas, provocan que esta plaga de la mosca pinta, muera”.

Dijo que cada año la plaga avanza pero este año aún se desconoce su afectación real de caña de azúcar de la zona de abasto de ingenio San Rafael de Púcte, conforme informen los muestreos que están afectadas por la mosca pinta inmediatamente son las parcelas que se espera tengan bajo rendimiento durante la próxima zafra 2017-2018 que iniciara oficialmente a mediados de diciembre.

“Organizaciones cañeras y empresa apoyaron al campesino para el combate de esta plaga que normalmente afecta a toda la producción de caña, las 35 mil hectáreas solo que algunos en mayor proporción por que se combaten a tiempo pero dejan una merma en la productividad hasta 30  por ciento en toneladas por hectárea, cuando se logra combatir a tiempo y cuando no se pierde todo el cultivo en 15 días”.

Comentó que desde el hace casi una década, se realiza el control biológico de plagas y se han obtenido buenos resultados, sin embargo dijo esta plaga es difícil de erradicar completamente ya que hay veces que se reproducen hasta tres veces por año, y hay huevecillos que invernan por años.

El líder cañero señaló que las plagas, eventos meteorológicos como lluvias y sequía afectan en los estimados de producción cada año, que al conjuntarse suman millones de pesos en pérdidas para los campesinos. Este año se hay una meta de un millón 600 mil toneladas, sin embargo al final de la cosecha se valorara la verdadera afectación por los sucesos antes mencionados.