Ángel Castilla/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- La entidad ejercerá 219.7 millones de pesos del Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública (FASP), del ejercicio fiscal 2018; un incremento del 31.1 % (52.2 millones) respecto a los 167.5 millones asignados en 2017.

De los 219 millones 792 mil 153.75 pesos que el Poder Ejecutivo Federal y el Estado de Quintana Roo acordaron a través del convenio de coordinación en el marco del Sistema Nacional de Seguridad Pública, establece que la Federación aportará 175 millones 833 mil 723 pesos (75%) y el Estado aportó 43 millones 958 mil 430.75 pesos. (25%).

También te puede interesar: Abogados van por la liberación de Mario Villanueva Madrid

El reporte trimestral de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan), las dependencias ejecutoras de esos recursos federales son la Fiscalía General del Estado (FGE), Secretaría de Seguridad Pública (SSP), Secretaría de Gobierno (Segob) y la propia Sefiplan.

De los 175 millones 833 mil 723 pesos aprobados, ya se han ocupado 105 millones 500 mil 231.99 pesos; y cuatro millones, 563 mil 393.64 pesos están comprometidos, devengados, ejercidos y pagados.

El informe trimestral de la Sefiplan fue publicado en el Periódico Oficial del Estado de Quintana Roo, el pasado 10 de agosto.

El convenio de coordinación entre la Federación y la entidad del FASP 2018, se publicó en el Periódico Oficial del Estado de Quintana Roo, el pasado martes 14 de agosto, y tiene por objeto coordinar acciones para que a través de esos recursos, atender las políticas y estrategias establecidas en los ejes estratégicos del Sistema Nacional de Seguridad Pública, los programas de Prioridad nacional y en su caso, los subprogramas y demás acuerdos del Consejo Nacional de Seguridad Pública.

En caso de no aplicar los recursos del FASP, el Estado tiene hasta el 31 de diciembre para ejecutar el monto económico en su totalidad, en caso de no hacerlo, tiene que reintegrar a la Tesorería de la Federación la cantidad que no haya sido devengada o comprometida a más tardar el 15 de enero de 2019, con los rendimientos financieros generados al 31 de diciembre.