Carlos Castillo/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- El ejido de Álvaro  Obregón Nuevo, solicitará al Instituto Tecnológico de la Zona Maya (ITZM), la devolución el terreno de 10 hectáreas que le fue cedido para establecer un módulo educativo de esta institución, ante su falta de construcción.

Armando Martínez Fernández, presidente del Comisariado Ejidal, mencionó que previamente buscarán el diálogo con el actual rector, Carlos Tiburcio Martínez Martínez.

También te puede interesar: Responsabilidad federal, deforestación en el Tecnológico

“Al parecer Artemio Pérez Morales, ex director de la institución dejó resuelto llevar el modulo a la comunidad de Pucté antes de dejar el cargo y supuestamente el recién nombrado director responsable del Despacho de la Dirección del ITZM, Carlos Tiburcio piensa continuar con esta encomienda, pese a los acuerdos entre el ejido y la institución educativa”, dijo.

Recordó que el año pasado, al ver la necesidad de un lugar para los estudiantes del Instituto tomaran clases, y dejar la bodega que durante dos años les sirve de escuela, en una asamblea tomaron la decisión de donar un predio de diez millones de pesos.

Sin embargo el acuerdo con el anterior Director de la Institución Artemio Pérez Morales, fue específico al condicionar que el predio sea única y exclusivamente para la construcción de la escuela, pero resulto que al entrar Carlos Tiburcio Martínez Martínez, ya estaba el trámite para cambiar el módulo a la comunidad de Pucté, argumentando que ha disminuido la matrícula escolar considerablemente.

Martínez Fernández dijo que a situación tiene tintes políticos pero esa fue la voluntad de la anterior directiva del ITZM,  y tienen que respetar su decisión, pero ellos si ya no ocuparán el predio para una escuela, tienen que ser regresada al núcleo agrario.

Dijo desconocer esta situación, pero señaló que además del terreno al módulo, se les ha apoyado gestionando aires acondicionados, y sueldo en su momento a los maestros que daban clases, porque no tenían paga.

“Así como anunciamos la donación y los acompañamos ante las autoridades educativas, lo mimo tenemos que hacer, que el instituto nos dé un acta donde por así convenirle al instituto se va cambiar el módulo, para poder hacer uso del terreno, en lo que así convenga a la asamblea”, refirió.

Esta decisión, dijo, “saca de onda”, pues todo estaba marchando bien, y se apoyó incluso con equipo de riego y se hicieron solicitudes del ejido, solicitándole al gobierno apoyo de materiales para instituto, pero en fin, son autónomos y no podemos obligarlos a quedarse”.

Especificó que no hay molestia por esta situación pero sí desconcierta “no nos lastima, ni nos molesta que se vallan a Pucté, al fin de cuentas ya vendrán otras oportunidades para el ejido”.