Alejandra Carrión/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- La población aún no toma conciencia de los espacios que son designados para personas con discapacidad, y muchas veces ponen en riesgo la vida para poder trasladarse en su silla de ruedas.

Carlos Cime Aké, promotor de Integración Social de Personas con Discapacidad, dijo que al menos cinco de cada 10 espacios para discapacitados se encuentran obstaculizados por un carro, un vendedor ambulante y en el peor de los casos, por infraestructura urbana, como lo es un poste de luz, de teléfono o que están mal diseñadas por el propio ayuntamiento.

También te puede interesar: Más de 79 mil personas padecen alguna discapacidad en Q. Roo

“Algunas están en desnivel o no cumplen con las especificaciones o medidas para que una silla de ruedas pueda pasar y eso ocasiona que no puedan rodar, tengan que hacerlo en la vía pública o que maniobren con riesgo de caerse”, dijo.

El Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) en Quintana Roo, llevó pláticas y talleres de sensibilización y concientización en escuelas de educación media superior, a fin de fortalecer el respeto, valores e igualdad hacia las personas con discapacidad.

Estas charlas se realizaron en el Centro de Estudios de Bachillerato Técnico “Eva Sámano de López Mateos” y fueron impartidas por el personal de la Subdirección General de Salud y Atención a Personas con Discapacidad del DIF, quienes orientaron e informaron a la juventud sobre la “Sensibilización, cultura y trato hacia las personas con alguna discapacidad” y el “Programa de fomento, desarrollo y diversificación adaptado inclusivo”.

Asimismo, de acuerdo con el programa, dieron a conocer el desarrollo y diversificación deportivo adaptado e inclusivo y los talleres de lenguaje de señas mexicanas, braille, sensibilización “ponte en mi lugar”, tiro con arco inclusivo y adaptado, tenis de mesa, voleibol sentado, basquetbol sobre silla de ruedas y natación inclusiva y adaptada.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Geografía e Informática (Inegi), en su último censo reportó que en Quintana Roo el 5.3% de la población padece algún tipo de discapacidad, misma que se encuentra por debajo de la cifra nacional que es de 6% del total de la población mexicana.